La Diputación de Málaga ha redactado Proyectos de Delimitación de Suelo Urbano para que una veintena de pueblos pequeños que carecen de plan general puedan ordenar el urbanismo en sus territorios.

Esta semana se han entregado los proyectos a: Algatocín, Alpandeire, Atajate, Benadalid, Benalauría, Canillas de Albaida, Cútar, Pujerra y Valle de Abdalajís. Con anterioridad, se redactaron los de Igualeja y Almáchar, y ahora se trabajará en la redacción de los planes solicitados por Árchez, Benarrabá, Cartajima, Cómpeta, Genalguacil, Jubrique, Sedella, y la modificación del de Igualeja.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, destaca que uno de los cometidos de la institución «es la asistencia técnica a los municipios más pequeños de la provincia, en este caso en materia urbanística y de planeamiento, que son fundamentales para agilizar el desarrollo de los municipios».

El objetivo, según Salado, es definir el perímetro del suelo urbano que cumple con las características establecidas en la legislación urbanística vigente, contemplando las categorías de suelo urbano consolidado y no consolidado, y considerando el resto de los terrenos como suelo no urbanizable.

Este instrumento permite dotar de seguridad jurídica a los procedimientos urbanísticos que se tramitan en el municipio, al suponer la aplicación directa de la legislación urbanística vigente con carácter general, evitando que haya de realizarse caso a caso, lo que agiliza la tramitación de las actuaciones.

Estos planes incluyen una memoria justificativa de la delimitación propuesta, así como diversos planos y tienen validez hasta la aprobación del planeamiento general del municipio.

Tras la redacción y entrega de los proyectos a los ayuntamientos, estos deben realizar la aprobación inicial del documento y, después de un periodo de información pública, deben requerir a la Junta de Andalucía un informe preceptivo, previo a la aprobación definitiva por parte de cada consistorio.