«Nuestro mayor temor era que las llamas alcanzaran el Parque Nacional de la Sierra de las Nieves. El fuego se ha quedado sólo a 300 metros lineales del parque. Hemos tenido suerte. De repente el viento ha cambiado de dirección y eso ha facilitado el trabajo de los efectivos del Infoca, que han actuado con mucha rapidez y han evitado el desastre».

Las palabras de alivio pero con la tensión en la voz son de José María Rodríguez Peralta, alcalde de Yunquera desde que el pasado mes de enero cogiera el testigo tras el nombramiento de José Antonio Víquez como delegado de Desarrollo Sostenible en Málaga.

Ha sido su bautizo de fuego. Nunca mejor dicho. Como todo el que tuvo oportunidad ayer, José María Rodríguez Peralta estaba combatiendo las sofocantes temperaturas de ayer en una piscina cuando un amigo le envión un vídeo del incendio. «Salí corriendo a toda prisa, me fui en chanclas».

Hacia las doce del mediodía, el Infoca informaba a través de su cuenta de Twitter de un incendio forestal en la zona del Cortijo de Capellanía, si bien el alcalde matiza que fue en el cerro del Peral, en el paraje conocido como Medialegua, al lado de la finca del Cortijo de Capellanía.

De hecho, las llamas no han afectado al Cortijo de Capellanía, según el regidor, aunque una familia que se alojaba en el complejo turístico decidió abandonar las instalaciones por precaución.

Rápidamente, el Infoca desplegó unos efectivos que luego amplió hasta llegar a 70 bomberos forestales, tres autobombas, nueve medios aéreos entre aviones y helicópteros, tres técnicos de operaciones y dos agentes de medio ambiente, entre otros efectivos.

El alcalde no quiere afirmar el origen del fuego hasta que la Policía Judicial haga su trabajo pero «parece que el origen ha sido agrícola pero lo importante es que hemos podido apagarlo».

No ha habido que lamentar daños personales y en un principio sólo se ha visto afectada la fachada de una casa de aperos.

El regidor tampoco se atreve a aventurar la superficie quemada (el cerro del Peral tiene unas 40 hectáreas) hasta que los agentes del Infoca hagan sus mediciones, pero la mayoría ha sido «monte bajo, de escaso valor ecológico, alguna encina, algo de olivar y algo de almendro».

«Hemos tenido mucha suerte. Las llamas han salido de un olivar y se han metido para el monte. Si el fuego llega a entrar en el Parque Nacional hubiera sido un desastre porque hubiera entrado en el pinar y habría sido difícil de apagar».

El alcalde añade que lo peor ha sido que el viento ha empujado las llamas hacia el Parque Nacional «pero en un momento ha cambiado de orientación y eso ha facilitado su control gracias al cortafuegos que han hecho los tractores del Cortijo de Capellanía y al trabajo el Infoca». El viento ha sido el gran protagonista, que incluso llevó algunas pavesas al otro lado de la carretera A-366 que tuvo que ser cortada casi dos horas. «Afortunadamente, todo ha quedado en un susto», afirma el alcalde de Yunquera.

Durante toda la noche han permanecido en la zona 25 bomberos forestales, dos agentes de medio ambiente y dos autobombas para intentar controlar el incendio.