El alcalde del municipio de Campillos, Francisco Guerrero, valoró ayer el toque de queda nocturno impuesto por la Junta de Andalucía, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias desde el pasado fin de semana debido a la alta incidencia de casos de Covid-19, pero añadió que se «se podría haber acompañado de alguna otra medida más», por lo que, a su juicio, «el confinamiento, no hubiera sido desproporcionado».

Situado en la comarca de Guadalteba y con una población de más de 8.000 habitantes, el municipio malagueño de Campillos sigue superando los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, con una tasa de incidencia acumulada de 1.013,5.

Desde que entrara en vigor el cierre perimetral en el municipio, este pasado fin de semana, «no ha habido problemas, ni incidencias», según explicó ayer el alcalde campillero, quien aseguró que han «reforzado los dispositivos de seguridad, con especial vigilancia a las reuniones privadas en terrenos».

Por otra parte, Francisco Guerrero detalló que en el municipio se han seguido organizando actividades «cumpliendo con el uso obligatorio de la mascarilla, manteniendo la distancia social, siempre con responsabilidad».

En cuanto a la restricción de la libertad de movimiento en horario nocturno, el regidor confirmó: «Lo hemos aceptado bien, lo vemos adecuado y oportuno, pero se podría haber acompañado de alguna medida más». En este sentido, «el confinamiento, no hubiera sido desproporcionado», dijo el regidor.

En cuanto al incremento de la incidencia, el alcalde lo calificó de «raro, ya que nunca habíamos estado así, lo máximo han sido 911 casos en los momentos más duros de la pandemia», y atribuyó el origen a «momentos puntuales de alta concentración de jóvenes en entornos privados».

A juicio del alcalde, «esto nos debe servir para aprender y para concienciarnos», aunque defendió que «el ocio es compatible con el cumplimiento de las medidas de seguridad».

En este sentido, Francisco Guerrero opina que «desde la Administración no se ha explicado bien, no ha habido un mensaje claro entre tanta información» e insistió «en la obligatoriedad del uso de la mascarilla».

Por último, no se mostró «optimista» en relación con el posible levantamiento del toque de queda nocturno. En concreto, hoy miércoles está previsto que el Comité Territorial de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto de Málaga analice los datos epidemiológicos de incidencia del Covid-19 en los distritos sanitarios y en los municipios de la provincia y establezca nuevas medidas conforme a la incidencia acumulada.

«Estamos un poco perdidos por la nueva subida de este martes, tiene que haber una sorpresa muy grande para bajar de los 1.000 casos». No obstante, Guerrero reafirma su «leal institucionalmente» y aceptará «las medidas que se tomen».