La Diputación de Málaga, en colaboración con la Fundación La Caixa y CaixaBank, va a impulsar un proyecto de refuerzo emocional para ayudar a los vecinos de los pueblos afectados por el incendio en Sierra Bermeja a asumir lo ocurrido.

"Queremos que los vecinos de estos pueblos, que han vivido una situación muy complicada en los últimos días, tengan todo nuestro apoyo a nivel material, pero también emocional, de tal forma que los ayudemos a asimilar lo ocurrido", ha dicho el presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado.

Para ello, diversas entidades sociales desarrollarán actividades lúdicas para los más pequeños y psicosociales para que los vecinos puedan asumir lo ocurrido "y que sirva de punto de partida para la recuperación", ha apuntado Salado.

"Queremos abordar lo ocurrido a nivel emocional, para que el miedo y la desesperanza den paso a la determinación por recuperar lo perdido. Todos debemos estar fuertes para empezar la reconstrucción", ha dicho Salado.

El director territorial de CaixaBank, Juan Ignacio Zafra, ha destacado "la labor de la Diputación de Málaga en la gestión de este incendio y el trabajo de nuestros equipos para llegar a todos los ciudadanos afectados y atender las principales necesidades de las localidades que han resultado damnificadas".

El Proyecto de impulso y apoyo a la ciudadanía en la recuperación de Sierra Bermeja y Valle del Genal plantea dar apoyo psicológico y social a la población afectada, generar redes de apoyo y de colaboración entre vecinos, y detectar e impulsar iniciativas que contribuyan a la recuperación en los municipios de Alpandeire, Faraján, Genalguacil, Jubrique, Júzcar y Pujerra.

Donaciones de agua

La Diputación de Málaga también está coordinando las donaciones de agua que diferentes entidades están realizando para los vecinos de estos pueblos que no deben beber agua del grifo mientras se comprueba el estado de los pozos y acuíferos y se certifica su potabilidad.

En este sentido, Bancosol ha donado 9.450 litros; la Fundación La Caixa y CaixaBank, 7.000 litros; San Miguel, 3.000 litros; el Ayuntamiento de Estepona, 1.850 litros, y el de Ronda, 1050 litros.

La institución provincial se está encargando de distribuir esta donación en función de las necesidades de los vecinos, a la espera de que en los próximos días se garantice el buen estado de las infraestructuras hídricas de abastecimiento.