El Jardín Botánico de Casarabonela acogerá los días 1, 2 y 3 de octubre la sexta edición de su feria especializada en Catus y Suculentas, un encuentro que ofrece durante tres días más de una decena de actividades para todos los públicos en torno a estas plantas.

Así lo ha dado a conocer el diputado provincial Manuel López Mestanza, junto al alcalde la localidad, Antonio Campos, y la concejala de Turismo, Antonia Galván.

López Mestanza considera esta feria "una oportunidad única para que vecinos de otras localidades se animen a visitar y disfrutar de la belleza de este entorno único en Europa como es el Jardín Botánico de Casarabonela, que contiene una de las mejores colecciones del continente y que alberga además de cactus, a otras familias de plantas suculentas que han desarrollado caracteres morfológicos similares".

La Feria del Cactus y Suculentas, que ya se ha consolidado como una de las citas más importantes en el calendario de Casarabonela, tiene como objetivo promocionar esta familia de plantas poco conocidas y muchas de ellas, de enorme interés para la jardinería y para coleccionistas y amantes del reino vegetal, así como un punto de encuentro para sus aficionados. En este sentido, el diputado ha destacado el impulso económico que supone para el pueblo la celebración de esta cita anual, "ahora más necesario que nunca".

El alcalde de Casarabonela, Antonio Campos, inaugurará el viernes 1 de octubre esta feria, que contará con una docena de expositores. Durante los tres días se sucederán las actividades como un taller de espartería de la mano del matrimonio Baltasar Doblas y Francisca Campos, que adentrarán a los participantes en el arte de trabajar el esparto.

También se podrán hacer visitas guiadas por el pueblo y por el jardín y asistir a una conferencia sobre la adaptación al medio de los cactus y suculentas que ofrecerá la profesora de departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga María del Mar Trigo.

El programa incluye una exposición de bonsáis del vecino Juan Muñoz; la presentación del libro ‘Bosques de la Serranía de Ronda’; y una ginkana en el jardín para los más pequeños.