La Unidad de Obstetricia y Ginecología del Área de Gestión Sanitaria de la Serranía continúa trabajando para mejorar la atención al parto siguiendo las recomendaciones de buenas prácticas para ofrecer un parto humanizado y acorde a los protocolos y recomendaciones de las sociedades científicas.

La directora de la unidad, María José Priego Cubero, ha destacado que las gestantes pueden aportar un plan de parto que es respetado por los profesionales siempre que las circunstancias clínicas lo permitan. Si algún punto no puede cumplirse se explica a la gestante el motivo y se recaba su consentimiento verbal. Además, durante todo el proceso están acompañadas por un familiar de su elección.

El proceso se realiza en la misma habitación, amplia y confortable, minimizando el número de exploraciones, garantizando la intimidad de los padres, ya que gracias a la monitorización materno-fetal solo se entra en el paritorio para realizar las exploraciones o atender a las necesidades de la gestante.

En partos de baja intervención, se realiza monitorización intermitente y se facilita la deambulación y el uso de pelota si la paciente lo desea, se canaliza una vía venosa por seguridad, pero no se coloca sueroterapia ni oxitocina salvo que la evolución del parto lo haga necesario y siempre informando antes a la gestante. En todos los casos se oferta analgesia a elección de la paciente. Y se facilita el parto en diversas posiciones, a elección de la gestante.