La Diputación de Málaga va a impulsar el Museo Internacional de Arte Belenista de Mollina, a través de Turismo y Planificación Costa del Sol "para promocionar este fantástico espacio", según anunció ayer el presidente de la institución supramunicipal, Francisco Salado, durante una visita a las instalaciones.

"Los malagueños deben conocer que en la provincia hay una fantástica muestra de belenes, con obras de arte de toda España y Europa", de la mano de la Fundación Díaz Caballero, afirmó Salado.

El presidente de la Diputación valoró el mérito de abrir en el interior de la provincia de Málaga un recurso turístico de esta envergadura para convertirlo en la referencia del belenismo en España, siendo un espacio prácticamente único en el mundo. "Luchar contra la despoblación también es esto", dijo Salado, que estuvo acompañado por el alcalde de Mollina, Eugenio Sevillano; el presidente de la Fundación Díaz Caballero, Antonio Díaz; su vicepresidenta, Ana Caballero; y el director del museo, Antonio Bernal.

Francisco Salado reiteró el compromiso de la Diputación para apoyar iniciativas privadas de este tipo y consolidar el museo como un atractivo turístico del interior de la provincia que cobtribuya a desestacionalizar el turismo. "Los recursos hay que ampliarlos y completar el sol y playa con otras actividades. Cuando más amplio, más calidad se le da al destino", afirmó Salado.

Cuarto aniversario

El Museo Internacional de Arte Belenista de Mollina cumple este año su cuarto aniversario, bajo el impulso de la Fundación Díaz Caballero.

El 17 de noviembre de 2017 se inauguró este espacio expositivo que también es un lugar de promoción y preservación del arte belenista. Más de 150.000 personas han pasado ya por sus salas, lo que ha contribuido a impulsar la economía local. "La incidencia en el municipio ha sido bastante importante, sobre todo en los meses desde noviembre hasta enero, donde los restaurantes, bares y otros negocios se han visto beneficiados", aseguró el alcalde de Mollina, Eugenio Sevillano.

Salado visita a una de las composiciones del Museo de Belenes de Mollina. L.O.

El pasado mes de septiembre el Museo Internacional de Arte Belenista volvía a abrir sus puertas tras varios meses de incertidumbre por la pandemia. Lo hizo con una amplia renovación de su colección, con cambios en más de la mitad de las composiciones que se pueden ver en sus siete zonas expositivas dedicadas al belenismo. Y a ellas hay que sumar una sala dedicada especialmente a una docena de dioramas dedicados a la Pasión de Cristo.

Ubicado en el Polígono Casería del Rey de Mollina, el Museo Internacional de Arte Belenista cuenta, como complemento a los belenes y dioramas, con una zona exterior en la que el visitante puede ver dos almazaras de aceite, aperos de labores agrícolas y cómo eran algunas estancias de una casa popular andaluza, tan típica de la comarca de Antequera.