El relieve kárstico de la Sierra de las Nieves de Málaga ha propiciado la creación de las llamadas "supercuevas", unas cavidades que son "muy profundas" y con "mucho desarrollo" desde los ocho kilómetros hasta los veinte, según el coordinador de exploraciones, Rogelio Ferrer.

Ferrer ha explicado a Efe que la posibilidad de que se unan las cavidades es "muy alta", hasta sumar los cincuenta kilómetros de desarrollo y mil metros de profundidad, hecho "atípico" y "singular" porque la Sierra de las Nieves -declarada como Parque Nacional- es "espectacular internamente a pesar de ser pequeña".

Llevan trabajando cincuenta años y no saben la fecha exacta, pero la conexión entre las cuevas será "en los próximos años", ya que las cavidades "aúnan una gran cantidad de información".

La red de galerías ha formado laberintos, zonas "muy interconectadas" entre ellas, que no es lo "típico" del lugar, sino que deberían ser conductos "más lineales", por lo que se trata de un descubrimiento "singular".

El coordinador ha asegurado a Efe que "no existe nada parecido en Andalucía", ya que hay otros tipos de karst, pero no con tanta profundidad ni desarrollo, aunque en zonas montañosas de España como los Picos de Europa "pueden darse esas características".

Otra de las peculiaridades que ha resaltado es la hipogénesis, donde el agua tiene más capacidad de disolver la roca -por una temperatura y origen diferente- y el proceso de formación es de abajo a arriba, "diferente al habitual", ya que suele ser al revés, y asegura que esto ha llamado la atención al Instituto Geológico y Minero de España.

Ferrer ha participado en una jornada científica llamada "Nuevas investigaciones en el Karst y en las cuevas de Málaga" y ha puesto en valor las cavidades turísticas de la provincia, como las cuevas de Nerja o la del Tesoro.

Dentro de este encuentro se ha presentado la exposición "Málaga, territorio kárstico: ciudades de piedra, supercuevas y neandertales pintores", donde se ha puesto en valor no solo la variedad geológica y arqueológica, sino también el arte paleolítico con la pintura rupestre.