El Sorteo de la ONCE celebrado el martes 11 de enero ha repartido 350.000 euros en Coín, donde Juan Alberto Manso ha vendido 10 cupones premiados con 35.000 euros cada en su punto de venta, ubicado en la carretera de Alhaurín de la localidad malagueña.

Manso, que es vendedor de la ONCE desde 2019, vende a las puertas de un supermercado del Día, y esta mañana, cuando ha sabido que había dado premio a sus clientes, se ha declarado “supercontento”. “La verdad es que con el COVID hay falta de trabajo y a la gente le viene más que estupendo”, afirma. “La ilusión que tiene uno todos los días por dar el premio es enorme -reconoce Juan Alberto-, porque la gente está apurallida, casi justa para llegar a fin de mes, y cuando ese día llega es una felicidad enorme”.

El cupón del sorteo de la ONCE del 11 de enero estaba dedicado al Mercado de Nuestra Señora de África de Santa Cruz de Tenerife, dentro de la serie monográfica que la ONCE dedica a los principales mercados españoles, y ha dejado dos cupones premiados con 35.000 euros en Granada y otro en Huércal-Overa (Almería). El resto de premios del sorteo de este martes han ido hasta la Comunidad Valenciana.

El Cupón Diario de la ONCE ofrece, por 1,5 euros, 55 premios de 35.000 euros a las cinco cifras. Además, el cliente tiene la oportunidad, por 0,5 euros más, de jugar también a la serie, y ganar ‘La Paga’ de 3.000 euros al mes durante 25 años, que se añadirá al premio de 35.000 euros. Tendrán premio de 500 euros los números anterior y posterior al agraciado; y premio de 200, 20, y 6 euros a las cuatro, tres y dos últimas cifras, respectivamente, del cupón premiado. Así como reintegros de 1,5 euros a la última y primera cifra.

Los cupones de la ONCE son parte de los productos de lotería social, segura, responsable y solidaria de la Organización que, desde su diseño hasta su comercialización, implementa controles para neutralizar consumos descontrolados, prohíbe expresamente la venta a menores de edad o el consumo a crédito, entre otras medidas. La Organización mantiene una responsabilidad con la ciudadanía promoviendo una política de juego responsable.