Una empresa de Colmenar está siendo investigada por presuntamente arrojar vertidos tóxicos al cauce del río Guadalmedina a su paso por la urbanización El Alcaide, en Casabermeja. La Policía Local de este último municipio y el Seprona de la Guardia Civil iniciaron las pesquisas el pasado 19 de enero, día en que unos vecinos de esa zona residencial pusieron en conocimiento de las autoridades que habían detectado en el cauce del río diverso material que parecía contener sustancias nocivas para la salud y para el medio ambiente.

Los investigadores se trasladaron hasta el lugar y confirmaron el hallazgo. Diversas gestiones permitieron saber que la responsable del material podía ser una empresa dedicada a almacenar material de uso industrial ubicada en el polígono industrial Virgen de la Candelaria de Colmenar, localizado a medio camino entre ambos municipios. Al parecer, personas vinculadas a esa sociedad arrojaron un material compuesto de sustancias tóxicas, concretamente una garrafa de 20 kilogramos de aceite anticorrosivo y medio centenar de cajas con pintura en polvo para metales.

Agente de la Policía Local de Casabermeja junto a un bidón de aceite anticorrosivo. L. O.

Esto llevó a denunciar a la empresa por una supuesta infracción contra el medio ambiente y a obligar al propietario de la misma a retirar el material arrojado al cauce del río, según la Policía Local de Casabermeja, cuyas fuentes han añadido que la encargada de abrir el expediente sancionador es la Consejería de Medio ambiente de la Junta de Andalucía. Este tipo de infracción medioambiental contempla multas de entre 3.000 y 60.000 euros.

El responsable de la Policía Local, Mario Bermúdez, ha indicado que la rápida actuación de ambos cuerpos de seguridad ha evitado "un impacto medioambiental grave de la calidad de las aguas receptoras y daños en el suelo, además de suponer un riesgo para el equilibrio de los sistemas naturales".