A Dios rogando y con el mazo dando. Hace falta que llueva. Y mucho. Vecinos de la asociación Viñagrande, agricultores, autoridades municipales, cofrades y feligreses han sacado esta tarde a San Francisco de Paula en procesión por las calles del pueblo para rogarle que llueva ante la situación de extrema sequía que afecta al municipio, a Andalucía y a buena parte de España.

La última vez que se paseó al santo por las calles de la localidad de manera extraordinaria fue hace 37 años. "Lo sacaron el mes de noviembre y estuvo lloviendo todo el invierno", según cuentan los vecinos.

San Francisco de Paula ha salido en procesión a las cinco de la tarde en unas andas adornadas con piezas de bacalao seco, como manda la tradición, "igual que hay que tirarle piedras a San Antón para que te salga novio", cuentan.

El santo, en procesión, con los trozos de bacalao. L.O.

El alcalde de Alhaurín, Joaquín Villanova, ha encabezado la comitiva, que ha llevado al Santo desde su templo, la ermita de El Alamillo, propiedad de la condesa viuda de Bailén, Christina von Haartman, hasta la iglesia parroquial de San Sebastián, acompañado de la Banda Municipal de Música de Alhaurín de la Torre.

"Estamos en una situación de extrema sequía, una emergencia climática generalizada. Este invierno, la Agencia de Meteorología ha recogido para la zona de Málaga una precipitación de menos de 50 litros por metro cuadrado, el peor dato de los últimos 80 añosNo tenemos agua porque no llueve. En el año 2021, el embalse de La Viñuela recibió solamente 24 hectómetros cúbicos y está al 15% de su capacidad, cuando en 2010 sumó 212.

Se esperan lluvias para este fin se semana.