Que el eslogan de la imagen corporativa de Villanueva del Trabuco sea ‘una experiencia con la naturaleza’ no es casualidad. Y es que el entorno natural de este municipio de la Sierra Norte de Málaga ofrece infinitas posibilidades para los amantes del deporte y la aventura gracias a su variada oferta de ocio y turismo activo.

A un millar de metros de altura al final de una pasarela de madera, se alza el nuevo mirador de Sierra Gorda, desde el que, a vista de pájaro, se divisa el pueblo, situado precisamente en el valle que forman la dicha montaña y la sierra de San Jorge, allí donde nace el río Guadalhorce.

El Balcón del Trabuco completa los 25.500 metros cuadrados de superficie del entorno que rodea el ‘Aula de la Naturaleza Trabulea’ y que incluye el parque de arborismo, uno de los pocos en la provincia con puentes colgantes, tirolinas y rocódromos instalados en plena naturaleza. Las instalaciones no están abiertas al público, sino bajo demanda. Hasta allí se puede acceder desde el núcleo poblacional. Al llegar, son múltiples los merenderos y aparcamientos disponibles, de hecho, próximamente se va a habilitar la zona para que la gente pueda acampar, y se va a señalizar un circuito para bicicletas. De acuerdo con la concejala de Turismo, Vanessa Luque, el complejo «engloba muchas actividades deportivas que se pueden hacer en familia o con amigos y está totalmente equipado. Senderismo, ciclismo, escalada, tiro con arco y más. Su diversidad lo hace particular», detalla. Según explica el concejal de Medio Ambiente, Juan Javier Luque, el objetivo principal del complejo es acercar la flora, la fauna «y en definitiva, la montaña al ciudadano de a pie». Respecto a la flora, se ha elaborado un recorrido circular de un kilómetro de longitud donde se puede observar los árboles y arbustos más típicos de este relieve kárstico, como son encinas, quejigos, pino piñonero... Además de una flora rupícola autóctona de la zona.

En cuanto a la fauna, además de mamíferos y aves comunes una de las mayores novedades ha sido la creación de charquitas que permiten el estudio de reptiles como los tritones y gallipatos, anfibios característicos de la zona que puede llegar a alcanzar los 30 centímetros de longitud, de los que aproximadamente la mitad corresponden a la cola. El funcionamiento del aula es totalmente sostenible, ya que funciona mediante energía renovable y cien por cien limpia gracias al uso de placas solares.

A todo ello también se le suma el Complejo Trabuco Los Cien Caños, el nuevo albergue municipal que se incluye en la zona de la piscina municipal y el restaurante. En la parte inferior del albergue se han establecido cinco estacionamientos con luz y agua para caravanas y se va a configurar como punto de arreglo de bicicletas y centro neurálgico de información turística.

Su gestión se encuentra actualmente en proceso de adjudicación, por lo que se estima que se pondrá en servicio este mismo verano, a lo largo del mes de junio. Uno de los objetivos de este albergue es servir como punto de alojamiento en el mismo pueblo para evitar que los visitantes tengan que desplazarse a otros lugares fuera del municipio durante la celebración de actividades deportivas o culturales. «Va a significar mucho en Villanueva del Trabuco», asegura la concejala.