La Biblioteca Municipal de Alhaurín el Grande acogió el jueves el acto de entrega del XVIII Premio Internacional de Relato Breve Gerald Brenan, que ha recaído en la obra de Fernando Molero Campos Allí donde termina el mar. El autor (Fernán Núñez, 1965) ha publicado una docena de libros en solitario y una veintena junto a otros autores, obteniendo numerosos premios.

La alcaldesa, Toñi Ledesma, le entregó el galardón, dotado con 3.000 euros y la edición impresa del libro, en un acto al que asistieron, entre otras personalidades, el jurado del certamen formado por Belén Molina, Juan Antonio Díaz, José María de Loma y Virginia Guzmán, presidido por Manuel Salinas, y en el que Molero Campos leyó el relato que le ha hecho merecedor de este premio de entre 2.533 relatos procedentes de todo el planeta.

El presidente del jurado justificó la elección de esta obra psicológica destacando que «utiliza la metáfora y la simbología del mar y de los paisajes marinos, abismos oceánicos insondables que albergan el alma y el interior, en contraposición con lo que hay fuera, un accidente y la pérdida de mujer y dos hijas, y la idea de culpa, que hace al protagonista aferrarse como un náufrago a los recuerdos que flotan al ritmo de olas interiores imaginarias, en una búsqueda sin descanso».

«Este relato aporta como novedad un lenguaje lejos del prosaísmo periodístico, un lenguaje que viaja del interior al exterior, que ha conseguido salvar lo más importante y es que a los relatos no le hacen falta historias complicadas sino historias esenciales contadas con un lenguaje literario, trascendiendo el dolor humano, recordando que lo esencial de los relatos es la materia con las que están hechos: el lenguaje».