El Ayuntamiento de Campillos ha puesto en servicio el cierre del anillo de agua, la red de distribución de agua potable del municipio. Con esta actuación se completa la construcción de una red mallada mediante la instalación de una tubería que circunvala el casco urbano y que a modo de arteria sirve para interconectar toda la red de agua potable existente.

Estos trabajos han posibilitado una mejora de la presión en las redes de agua existentes, especialmente en la zona norte del casco urbano, y un mejor abastecimiento domiciliario del agua potable.

Las obras han permitido construir los dos últimos tramos de la tubería de circunvalación inicialmente prevista. Los trabajos realizados englobaron diversas mejoras adicionales y contaron con un presupuesto inicial de 106.058 euros. De esa cantidad, 90.150 euros fueron sufragados por el Programa de Obras de Urbanización de 2016 de la Diputación Provincial de Málaga y el Ayuntamiento de Campillos aportó directamente 15.908,82 euros.

El primero de los dos tramos que se han construido tiene una longitud de 558 metros y discurre bajo el acerado paralelo a la avenida de Sierra de Yeguas, travesía de la carretera A-384. La longitud del segundo tramo es de 104 metros y comprende desde el Camino del Chorrillo hasta los depósitos reguladores. Además, se acometió como parte de las mejoras de la obra una primera fase de un subanillo de agua alrededor de la barriada San Benito que ha mejorado aún más la distribución del agua en ese sector. La canalización del anillo de agua se ha ejecutado con tubería de polietileno de alta densidad.

Las obras del cierre del anillo de agua se iniciaron en 2018, pero meses después de su comienzo se vieron interrumpidas debido a que el Ayuntamiento tuvo que rescindir el contrato con la empresa adjudicataria tras informe favorable del Consejo Consultivo de Andalucía. Este hecho retrasó la finalización de los trabajos.

El Ayuntamiento, siguiendo las recomendaciones técnicas y jurídicas de la Diputación, entidad redactora del proyecto, no pudo reanudar y finalizar las obras hasta hace unos meses. "A pesar de las dificultades y problemas administrativos y técnicos que hemos encontrado en la ejecución de este proyecto, era necesario seguir apostando por la finalización del mismo al ser una infraestructura básica y más que demandada y necesitada por el pueblo", afirma el concejal de Urbanismo, Diego Lozano.