Miles de personas se dieron cita ayer en la barriada del Camino de Coín de Alhaurín el Grande para celebrar la Fiesta de la Cachorreña en honor a San Isidro Labrador, fiesta declarada de Singularidad Turística de la Provincia.

Las actividades comenzaron con la celebración de la tradicional Ofrenda Floral y Misa al aire libre en honor a San Isidro Labrador, cantada por el Coro de la Hermandad Nuestro Padre Jesús Nazareno que dio paso a la apertura del mercadillo de productos típicos artesanos y gastronómicos y la inauguración de la II Muestra de Cocina Internacional seguida por la exhibición de coches clásicos con la colaboración del Automóvil Club Clásicos Torremolinos.

Posteriormente tuvo lugar la entrega de premios del concurso de Productos de la Huerta. El primer premio fue para los nísperos de José Albarracín; el segundo, para los limones y naranjas de Antonia Rueda; el tercero para las papaya de Noelia y Salvador Rueda; y el cuarto, para un surtido de col de Teresa Albarracín.

Como todos los años, la fiesta se centró en la degustación de la sopa Cachorreña y el Mojete alhaurino que congregó a miles de visitantes de todos los puntos de la provincia, llegando a repartirse más de 1.500 raciones de cada plato entre los asistentes.

El concurso de productos de la huerta premió los mejores manjares de la tierra alhaurina. L.O.

Paralelamente se celebraron actividades y talleres para los más pequeños amenizando el ambiente música en vivo y baile para animar una jornada que se consolida como el evento de la primavera y preludio de la Feria de Mayo que dará comienzo el próximo miércoles día 25.

La alcaldesa de Alhaurín, Toñi Ledesma, mostró su satisfacción por la vuelta de esta fiesta "tras dos años de pandemia, con un éxito de público y de participación con más de cuarenta puestos de productos artesanos y gastronómicos que ha contado con miles de visitantes procedentes de todos los puntos de la provincia, en un ambiente familiar y festivo".