Unos 800 niños de varios colegios de la provincia de Málaga han elaborado más de 11.000 bombas de semillas en los talleres de Nendo-Dango en el Vivero de la Diputación de Málaga, que servirán para recuperar zonas degradadas de la provincia.

Durante los meses de marzo, abril y mayo, unos 800 alumnos de Primaria (5-11 años) y Educación Especial (11-13 años) procedentes de centros educativos de Málaga, Riogordo, Nerja, Rincón de la Victoria y Vélez-Málaga han fabricado los artefactos en estos talleres a iniciativa de la institución provincial.

En ellos, monitores especializados han enseñado a los chavales a envolver semillas de especies autóctonas en arcilla y otros materiales de cohesión para darles consistencia. Los artefactos serán utilizados en tareas de recuperación de espacios forestales degradados o que hayan sufrido un incendio.

Para ello se ha empleando una mezcla de especies de revegetación para clima mediterráneo andaluz, con especies autóctonas, herbáceas en su mayoría, y arbustivas que permitirán preparar el suelo para que otras especies puedan ir ocupando dicho suelo, además de actuar como reservorio de semillas.

Además, los alumnos han enriquecido las bombas de semillas con mirto, olivilla, algarrobo, madroño y jara blanca.

El diputado de Medio Ambiente, Cristóbal Ortega, ha destacado "el compromiso de la Diputación de Málaga con la recuperación del medio natural con talleres como los de Nendo-Dango, para sensibilizar a los menores, además de generar bombas de semillas que lanzarán sobre zonas degradadas".