La Diputación de Málaga va a ampliar el Corredor Verde del Guadalhorce con un nuevo sendero de cuatro kilómetros que unirá el núcleo urbano de Pizarra con la barriada de Vega Hipólito, atravesando una zona privilegiadas de vistas sobre el valle del Guadalhorce, el río y el Parque Nacional de la Sierra de las Nieves. La actuación supondrá una inversión de 1,8 millones de euros e incluirá el acondicionamiento de tres miradores.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, presentó ayer el proyecto junto al alcalde de Pizarra, Félix Lozano, y destacó que el Corredor Verde del Guadalhorce será un revulsivo para la comarca y la provincia. Salado recordó que el corredor cuenta con un recorrido de 54 kilómetros, entre los parajes naturales del Desfiladero de los Gaitanes y la Desembocadura del Guadalhorce, e incluye a los ocho municipios de la cuenca baja del Guadalhorce (Álora, Ardales, Pizarra, Alhaurín el Grande, Coín, Cártama, Alhaurín de la Torre y Málaga).

El plan estratégico de este proyecto, aprobado por unanimidad en el pleno de la Diputación de Málaga el pasado mes de mayo, contempla 78 actuaciones con una inversión de casi 156 millones de euros para crear el mayor parque fluvial de España y uno de los mayores de Europa, con más de cuatro millones y medio de metros cuadrados.

Sendero junto a la A-343

El sendero de Pizarra discurrirá junto a la carretera A-343 y tendrá una longitud de unos cuatro kilómetros con un ancho de 1,80 metros. Contará con tramos de pavimento terrizo y otros en los que se hará una plataforma con un pavimento de lamas de madera.

Actualmente, el tránsito peatonal entre los núcleos de Pizarra y Vega Hipólito se realiza por el espacio que queda entre la carretera y el talud, no existiendo un paso habilitado y resultando peligroso para el peatón en la mayor parte del recorrido. Con el nuevo sendero se propiciará un paso peatonal seguro que, además, ofrecerá la posibilidad del paseo tanto como práctica deportiva como para exclusivo disfrute del paisaje.

A lo largo del trazado se habilitarán tres miradores, con un pavimento de lamas de madera, junto a los que se plantarán especies autóctonas como jaras y lavandas. Y se adecuarán espacios para aparcamiento. Los antepechos de la senda y del borde de los miradores se resolverán mediante barandillas antiescalables de madera. En aquellos tramos inclinados en los que la pendiente de la senda sea igual o superior al 6% se colocarán pasamanos, en uno de sus lados, de acero inoxidable.

También se hará una nueva infraestructura en la zona con una pasarela de madera de 14 metros para salvar el arroyo del manantial de la Fuensanta.

El alcalde de Pizarra, Félix Lozano, destacó ayer el apoyo económico y técnico de la Delegación de Medio Ambiente de la Diputación de Málaga tanto en la redacción del proyecto como en la financiación para su ejecución.

Y precisó que el Ayuntamiento de la localidad planeó en 2017 la creación de este sendero, que finalmente se integrará en el gran proyecto del Corredor Verde del Guadalhorce.

Además, Félix Lozano explicó que en el pleno municipal de este mes de julio se aprobará el pliego de licitación con el fin de iniciar la contratación de la obra en agosto y permitir que en otoño comiencen los trabajos, que tendrán un plazo de ejecución de ocho meses.