La Guardia Civil, en el marco de la operación Guasosk,y ha desarticulado una organización criminal dedicada al cultivo y elaboración de marihuana en Benalauría, en concreto en una finca aislada.

Esta organización se dedicaba al cultivo y al procesamiento de la marihuana, que era tratada hasta producirla en la variante conocida como polen, la cual tiene un precio más elevado en el mercado ilícito.

Igualmente los agentes pudieron corroborar que este grupo criminal pretendía ampliar las zonas de cultivo con la construcción de nuevos invernaderos ya que se localizaron diversos materiales para su construcción y gran cantidad de productos destinados al crecimiento y floración de las plantas.

En el registro de la vivienda fueron localizadas nueve plantaciones, seis en exteriores y tres bajo techo (indoor), en las que se intervinieron 1.153 plantas en distintos estados de crecimiento, 22 kilos de cogollos de marihuana y medio kilo de polen así como diverso material utilizado para el cultivo de este tipo de droga como son lámparas, aires acondicionados, extractores, etcétera.

Además, el suministro eléctrico de estos elementos utilizados para el cultivo se realizaba a través de un enganche ilegal a la red eléctrica, han precisado desde la Guardia Civil en un comunicado. Así, se detuvo a los tres integrantes de esta red, de entre 25 y 32 años y de nacionalidad polaca, por los delitos de pertenencia a organización criminal, defraudación de fluido eléctrico y tráfico de drogas.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial que decretó el ingreso en prisión de todos los integrantes del grupo criminal. Esta operación, dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Ronda, ha sido llevada a cabo por efectivos de la Compañía de la Guardia Civil de dicha ciudad.