En pleno verano y con las temperaturas por las nubes, lo habitual por estas fechas es hacer uso de las piscinas. Pero, este año debido a la sequía y a la complicada situación que atraviesa el municipio desde las instituciones correspondientes se pide a los ciudadanos no llenar sus piscinas particulares.  

No se trata de una prohibición como tal, y es que desde Aqualauro se pide hacer un buen uso del agua ya existente en dichas piscinas, para así evitar volver a llenarlo: «Pedimos que se vacíe y vuelva a llenar solo si es necesario», comenta Francisco José Sánchez, concejal del servicio municipal de aguas (Aqualauro).

Sánchez afirma que si usan aditivos y productos químicos, el agua de las piscinas puede durar mucho más tiempo. Aunque deja claro que «por ahora no hay medidas restrictivas al respecto», pero alertan que de existir un despilfarro del agua habrá un sobrecoste a final de mes: «Limitación como tal no hay. No nos podemos meter en la casa del usuario a controlar eso, pero tenemos que informar que va a pagar un sobrecoste si se hace un mal uso del agua», asegura.  

Actualmente en el municipio existe una facturación por tramos: «En el último tramo hemos cargado la subida del IPC al 14.6%, por lo que si gastas más agua entras en el último tramo y pagas más», explica. 

Y es que a principios de año debido a la sequía que estaba dejando a la provincia al límite de su abastecimiento, Alhaurín de la Torre comenzó una campaña de concienciación y aprobó ciertas medidas. Entre ellas modificó la tasa de saneamiento y depuración para fomentar el ahorro; unas medidas dirigidas a reducir el consumo «entre un 20% y un 30%». 

Alhaurín de la Torre cuenta con 344 contadores que controlan el agua que se consume a nivel municipal repartidos en 84 equipos de medida para el control del consumo en edificios municipales.

Otros 30 están destinados al control del agua en fuentes, manantiales y puntos de muestreo, y 230 contadores que registran el agua consumida por el riego de jardines municipales: «Tras las obras de las tuberías de abastecimiento se nota que el agua que se mete en la red se aprovecha más», asevera Francisco José Sánchez. 

Todo ello con una misión principal: promover el ahorro, penalizar el gasto excesivo y evitar el despilfarro. 

Y el resultado ha sido positivo, ya que Aqualauro ha conseguido reducir el consumo de agua para uso municipal en casi un 11% .Los datos se refieren al segundo trimestre de 2022 y muestran que estas actuaciones, encuadradas dentro del mantenimiento preventivo y correctivo de las redes de agua para uso municipal se han intensificado y se concretan en el seguimiento exhaustivo del consumo producido, sectorizado por zonas, y al uso al que él mismo se destina y, posteriormente, con reparaciones y mejoras en las instalaciones que han permitido establecer un mayor y más eficaz control de dicho consumo.

Además con la campaña de concienciación se llegó a más de dos mil niños: «Hemos tenido una campaña fuerte, y hemos conseguido reducir el consumo de agua», sostiene el concejal.