La Diputación de Málaga mantiene hasta el 7 de octubre el plazo para acogerse a las ayudas para la adecuación de viviendas de personas discapacitadas o mayores de 65 años residentes en municipios de la provincia de Málaga de menos de 20.000 habitantes.

La institución provincial contribuirá económicamente para la realización de obras como el cambio de bañeras por platos de ducha o la colocación de pasamanos en pasillos.

La diputada de Igualdad, Servicios Sociales y Familias, Lourdes Piña, ha explicado que el objetivo de esta línea de ayudas, que se concederán en régimen de concurrencia competitiva, «es sufragar gastos para cubrir necesidades específicas de movilidad de personas con discapacidad superior al 33% o mayores de 65 años, cara a garantizar su máxima integración familiar y social, su normal desenvolvimiento y la mejora de su calidad de vida».

La ayuda máxima que se concederá es de 4.000 euros y las actuaciones se podrán ejecutar entre el 1 de septiembre y el 31 de marzo de 2023.

Entre los conceptos subvencionables se incluyen gastos de licencia de la licencia de obras y tributos asociados a estas; cambio de las bañeras por platos de ducha, instalación de suelo antideslizante, instalación de apoyos y asideros y adecuación de los sanitarios y grifería; colocación de pasamanos en pasillos; y mejoras en la seguridad y adaptación de la instalación eléctrica, gas y fontanería a la normativa vigente y a las necesidades funcionales de la persona solicitante.

También adecuación del ancho de puerta y/o eliminación de barreras arquitectónicas, incluyendo la colocación de plataforma salvaescaleras; adaptación de cocina y mobiliario; así como cualquier otra obra cuya realización se justifique para una adecuación eficaz de la vivienda.