La Diputación de Málaga ha encargado la instalación de calderas de biomasa en tres municipios de Sierra de las Nieves: Istán, Tolox y Alozaina. Estas actuaciones, a las que destinará tres millones de euros, forman parte del plan Bio+a Málaga, con el que se quiere potenciar esta fuente de energía limpia para la calefacción de edificios públicos.

El plan Bio+a Málaga está dotado con cerca de siete millones de euros y contempla la instalación de calderas en otros cinco municipios de la comarca: Casarabonela, Monda, El Burgo, Guaro y Ojén.

"Se trata del primer paso de un proyecto que busca implantarse en toda la provincia", ha explicado el presidente de la Diputación, Francisco Salado, que ha adelantado que "ya se ha realizado el estudio para continuar en el Valle del Genal y este año está previsto realizar el análisis en las comarcas de Antequera y Nororma para continuar el próximo año en la Axarquía".

Este plan utiliza los excedentes de biomasa forestal (astilla y desbroce) para las necesidades de calefacción de los municipios consiguiendo un triple efecto: el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, la prevención de incendios forestales y la reducción de la factura energética de los ayuntamientos.

En este sentido, el presidente ha subrayado que con esta intervención se reducirá el coste de la calefacción en un 63% y las emisiones de CO2 en un 80%. La actuación es integral y contempla tanto las calderas como los conductos y radiadores.

Actuaciones

En Istán se invertirán 194.351 euros para instalar una caldera en el CEIP Francisca Ruiz, que cuenta con una superficie de más de 1.300 metros cuadrados y requiere calefacción durante ocho horas al día y cinco meses al año. Actualmente la instalación consume 107.024 kWh al año que suponen una factura de gasoil de más de 10.500 euros, que se reducirán a 3.880 euros anuales con la instalación de biomasa. Además, las emisiones de CO2 se reducirán de 48.564 kilogramos a 10.272, por lo que la calificación energética en emisiones del edificio pasará de ‘C’ a ‘A’.

En Tolox, la intervención contará con un presupuesto de 1,4 millones de euros y abarcará los edificios de la guardería, el consultorio, los módulos 1 y 2 del CEIP San Roque junto a sus áreas de Infantil y ESO, la Biblioteca Pública Antonio Canca, el tanatorio y el centro juvenil. Estos edificios suman un total de 4.519 metros cuadrados que requieren de cinco a diez horas de calefacción diaria entre cuatro y cinco meses al año. Todos estos edificios suponen un gasto en energía de 36.299 euros anuales que se reducirían a 10.718 euros con la nueva instalación. Además, su calificación de emisiones de CO2 pasaría de ‘B’ y ‘C’ a ‘A’, y los gases emitidos, de 109.188 a 37.840 kilos al año.

En Alozaina, el plan Bio+a Málaga intervendrá con 1,2 millones de euros en los edificios del gimnasio, el ayuntamiento, la biblioteca, los módulos 1 y 2 del CEIP Arquitecto Sánchez Sepúlveda, el centro de mayores y la guardería, un total de 4.400 metros cuadrados de superficie que requieren de calefacción durante siete horas al día y cinco meses al año. Actualmente calentar los edificios supone un gasto de 28.088 euros anuales que, tras la intervención, se reducirán a 7.663 euros, pasando las emisiones de CO2 de 91.358 a 40.715 kilos.