La petanca es un deporte conocido por todos,  que consiste en colocar el mayor número de bolas cerca de un boliche. Esta disciplina en su forma actual surgió en 1907 en la Provenza francesa, aunque su origen se remonta al siglo VI a.C en Grecia. Los antiguos griegos jugaban sus propios juegos con cantos, lanzando piedras planas y, posteriormente, bolas de piedra. 

Conforme pasaban los años, los romanos introdujeron la idea de aproximarse a una bola objetivo y establecieron reglas básicas que aún perduran. En la antigua Galia y Germania dicha disciplina tomó carácter religioso. Pero, durante los siglos XIX y XX se extendió a toda Francia. Años más tarde, en 1910, Ernest Pitiot organizó el primer concurso oficial  y nació así la disciplina que conocemos hoy día. 

Según el lugar tiene un nombre distinto, ya sea petanca, bochas, bolos sobre césped o curling; pero el objetivo y forma de juego es universal. Tiene como ventaja principal que puede practicarse en casi cualquier superficie de arena.  La petanca es un deporte para todo tipo de públicos, aunque por lo general su público objetivo suelen ser personas mayores o jubilados. Que sea un deporte inclusivo y para todos es el objetivo del Club de Petanca de Alhaurín de la Torre

Manuel Vega es el presidente de este club, que nace en 2011 gracias «a la participación de gente mayor, prácticamente jubilados». Con el paso de los años el club fue creciendo y se formalizó jurídicamente:  «A partir de ahí tuvo varias etapas, pero siempre destinado al juego de petanca de los mayores», cuenta Vega. 

Socios jugando a la petanca La Opinión

Actualmente cuentan con 65 socios, que son los que mantienen el club, una participación que ha ido en aumento ya que cuentan con el doble de socios que hace tres años. La primera etapa del Club de la Petanca de Alhaurín fue meramente deportiva y enfocada a los mayores, pero actualmente se encuentran en una etapa «más social»

«Tenemos el fin de hacer de este club algo diferente de lo que estaba previsto. Desde el inicio nuestro objetivo es mantener esto para mayores y jugar en competiciones; pero ahora nos hemos puesto a trabajar en un club más social y participativo», asegura Enrique Gadea, vicepresidente del club.

Un objetivo que van cumpliendo con las distintas y variadas actividades que desarrollan. Ya que, actualmente no solo se centran en la petanca sino también en otras actividades como ajedrez, parchís o viajes: «Queremos darle un enfoque más abierto, que incluya también una participación de gente joven y mujeres», sostiene Gadea. Aunque «la de joven es más difícil», la participación femenina sí ha tenido efecto, de hecho «han entrado cuatro en el último año». 

Actividades 

El Club de Petanca de Alhaurín de la Torre ha llevado a cabo numerosas actividades deportivas con fines lúdicos y sociales para los alumnos del colegio del municipio. Entre ellas, la que se realizó en el IES Huerta Alta, donde los estudiantes acudieron a las pistas municipales en una nueva cita de sus talleres intergeneracionales.

También colaboran con otras entidades y colectivos como con la Asociación de Personas con Discapacidad Física del municipio (AMFAT). Unas actividades que tienen como objetivo apoyar y dar un impulso al deporte inclusivo: «Se llevan a cabo actividades acondicionadas para ellos», subraya el vicepresidente. 

Actividades con la Asociación de Personas con Discapacidad Física del municipio La Opinión

Además, el club también colabora con la Asociación de Parkinson de Alhaurín de la Torre: «Colaboramos con otras asociaciones para hacer un club lo más abierto posible», dice Gadea. 

Desde esta entidad  aseguran que «el club se va consolidando como la referencia del verano para las competiciones nocturnas amateur de petanca. Desde aquí, agradecer la colaboración del ayuntamiento para la organización de estos eventos».