Vecinos, agricultores y regantes de la localidad de Alhaurín de la Torre han sacado este domingo en procesión a San Francisco de Paula, acompañándolo -como es tradición- de un bacalao a sus pies para pedir que llueva y disminuya la sequía.

El alcalde, Joaquín Villanova, ha asistido a la marcha porque, según ha explicado, si ellos cumplen las tradiciones, también San Francisco cumple con ellos, puesto que en primavera salió por primera vez después de casi cuarenta años y, como ha asegurado, tuvieron un mes de abril lluvioso.

Según Villanova es importante ser "prudentes y ahorradores" con el agua y, además, ha destacado la "necesidad imperiosa" de ser conscientes de la situación actual que, según ha dicho, cada vez será más frecuente como consecuencia del cambio climático.

El concejal de Aguas, Francisco José Sánchez, ha recordado que aunque desde el Ayuntamiento se están tomando medidas para mejorar los sistemas de agua y están haciendo nuevos pozos, "no estaría mal" si el santo también "les echa una mano".

Es la tercera vez este año que la Asociación de Vecinos de Viñagrande, una barriada de la localidad, lleva a cabo esta rogativa, que es habitual en épocas de sequía.

Como consecuencia de la falta de precipitaciones en Málaga, la Comisión de la Gestión de la Sequía aprobó el martes limitaciones para el consumo y el riego en las zonas más vulnerables, entre las que se encuentran la comarca del Guadalhorce y la Axarquía malagueña.