La Fiscalía de Málaga ha solicitado un total de 51 años y medio de prisión para  José Arcadio D.N., el hombre conocido como 'El melillero', por su presunta relación con la agresión con ácido en enero de 2021 a su exnovia y a una amiga en la localidad de Cártama. También están acusadas otras cinco personas, una de ellas la que supuestamente lanzó la sustancia.

Así consta en el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, en el que se le acusa de dos delitos de asesinato en grado de tentativa --solicita 17 años de cárcel por cada uno--, uno de pertenencia a organización criminal --petición de siete años--, dos de amenazas graves --dos años por cada delito--, otros dos de acoso --24 meses de prisión por cada uno-- y un delito de maltrato habitual --30 meses de cárcel--.

Según las conclusiones iniciales de la acusación pública, a las que ha tenido acceso Europa Press, los procesados pertenecen a una organización dedicada principalmente al tráfico de drogas y ocasionalmente a delitos contra el patrimonio, en la que 'El melillero' tenía "funciones de jefe" y los demás cumplían "funciones subalternas a éste y lo que él en cada momento ordene".

El ataque se produjo el 12 de enero de 2021 y fue un testigo el que alertó al 112 de que una persona había atacado desde un coche a dos mujeres con algún tipo de ácido y se había dado a la fuga.

El fiscal sostiene que 'El melillero' supuestamente actuó "con la finalidad de atentar contra su vida, causándole el dolor más extremo y con expreso desprecio a su género femenino, siendo su último fin de humillación, dominación, subordinación y cosificación rubricando con su acto programado de un dolor extremo antes de acabar con su vida y la de su acompañante".

Así, el ministerio público relata que de copiloto iba otro acusado, llevando a bordo un bote de un litro de ácido sulfúrico de 98% de pureza, supuestamente "ordenándole" 'El melillero' al otro "que se bajase y arrojase, para atentar contra sus vidas, el ácido dentro del vehículo, lo cual así hizo a través de la ventanilla del conductor" del coche en el que iban las víctimas.

Estos hechos provocaron en ambas "graves quemaduras teniendo que salir del habitáculo cerrado para evitar la asfixia por el ácido", en tanto que el principal acusado "se reía y miraba, asegurándose del resultado que había previsto", estrellándose el vehículo de las dos mujeres contra otro coche y después contra una farola pública.

Ambas sufrieron lesiones graves y tuvieron que ser trasladas urgentemente a un hospital para salvar sus vidas. De hecho, la exnovia resultó con un 45% de superficie total corporal quemada, precisó 12 operaciones y presenta secuelas psíquicas y perjuicio estético y pérdida de calidad de vida, así como incapacidad para desempeñar su profesión.

Así, presenta un leucoma corneal izquierdo "que deja una agudeza visual de 0,1", dificultad para la deglución de líquidos y, en ocasiones, sólidos; así como limitaciones de movilidad de múltiples partes del cuerpo.

La otra mujer resultó con un 20% de la superficie total corporal quemada y tuvo que someterse a dos intervenciones, considerándose que sus lesiones están estabilizadas en este momento. Ambas sufren trastorno por estrés postraumático grave y otras secuelas psicológicas.

Así fue la detención de El Melillero

Así fue la detención de El Melillero Guardia Civil

Según la Fiscalía, el que los acusados formaran una organización "facilitó la ejecución de los hechos". En este sentido, se señala que 'El melillero' y su copiloto, supuestamente "ya tenían previsto realizar el rociado de ácido" el día antes de lo sucedido, ya que estuvieron en Cártama y se acercaron al vehículo en el que iban las dos mujeres.

En ese día, le dijo a su expareja que bajara la ventanilla del copiloto, pero ella al asustarse "no lo hizo", a pesar de lo cual el principal acusado supuestamente la amedrentó "diciéndole y señalando a otro": "Este se va a encargar de ti, te va a matar", haciéndole señal de rajarle el cuello, por lo que ambas sintieron mucho miedo. También la amenazó días antes, diciéndole que le iba a "destrozar la cara tan bonita que tenía".

Para la acusación pública, 'El melillero' ordenó a otro de los procesados, su mano derecha, que le dejara el coche; y a otro de los supuestos integrantes que comprara el bote de ácido. Además, considera que los otros acusados le ayudaron en la huida, hasta que fue detenido cuatro días después en Mijas.

Asimismo, en el escrito inicial se señala que días antes del ataque, presuntamente colocó "sin el consentimiento y sin conocimiento de éstas en la parte baja de sus respectivos vehículos --de las dos víctimas-- dos balizas de geolocalización para controlar sus movimiento".

Según el ministerio fiscal, la víctima y el acusado estuvieron viviendo juntos y ella rompió la relación, ya que "le faltaba al respeto", presuntamente con insultos y golpes; "no aceptando éste la ruptura y estando obsesionado con ella", por lo que desde entonces "la ha llamado constantemente por teléfono llegándole a amenazar".

Por todo esto y por "el miedo que sentía" la mujer iba siempre acompañada de su amiga, "sintiéndose acosada y vigilada por él y teniendo que cambiar sus hábitos de vida cotidiana".

Además de la pena de prisión, solicita para el principal procesado la prohibición de acercarse a las víctimas a menos de 1.000 metros o comunicar con ellas por cualquier medio durante casi 50 años y en todo caso prohibición de estar o residir en Cártama durante 20 años. Considera que concurren las circunstancias que agravan la pena de género y de parentesco.

Te puede interesar:

Al resto de procesados se les acusa de los dos delitos de asesinato en tentativa y de pertenencia a organización criminal; añadiendo en el caso del que le acompañaba en el coche la acusación por un delito de amenazas graves, por lo que solicita para éste más de 38 años de cárcel.

El fiscal también solicita que todos los acusados indemnicen a la exnovia con 1,1 millones de euros y a la amiga con 312.522,22 euros por las lesiones y secuelas.