La primera edición de la Escuela de Capacitación de Actividades Agrarias impulsada por la Fundación Prolibertas ha conseguido una inserción laboral del 50 por ciento. Un resultado que desde el colectivo han calificado "muy positivo" en el balance que han realizado este miércoles en el Convento de La Trinidad, sede de la fundación.

La escuela dio el pistoletazo de salida en el mes de febrero. A lo largo de este año 2022 se han desarrollado dos ediciones. La primera, que terminó en julio, ha contado con 230 horas de formación teórica-práctica y con la participación de 18 personas, de las que 12 finalizaron con éxito la formación. De ese total, 6 han conseguido un puesto de trabajo. La segunda edición, completada por 11 personas, está en progreso.

Las clases teóricas han abarcado temas como el riego, aplicación de fitosanitarios, almacenamiento, auxiliar en agricultura, etc. en un marco donde el sector está cada vez más tecnificado. En las mismas instalaciones han contado con olivar súper intensivo, cultivos hortícolas, etc.

Cada módulo cuenta con 50 horas de prácticas no laborales externas, para las que han colaborado ADIPA, Agrícola Felipe Gómez, Agrobroker, Narbona Solís, Novedades Hortícolas, Viveros La Estación y otros agricultores autónomos que se han prestado para el desarrollo de los trabajos.

"Una de las funciones principales de la fundación y en la que orientamos nuestro trabajo es la inserción social y laboral de las personas en exclusión, principalmente inmigrantes y personas privadas de libertad", ha recordado el director de la fundación, Antonio Jiménez, de ahí a la puesta en marcha de este curso.

Por otro lado, desde el colectivo han agradecido al Ayuntamiento la subvención recibida para reformar el aula y poder llevar a cabo esta escuela de formación.

Prolibertas tiene previstas otras dos ediciones para el próximo año 2023 gracias a una subvención de fondos europeos que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha concedido a la asociación. La escuela está abierta a la ciudadanía en general.

Esta formación sirve como complemento al trabajo que lleva realizando la Fundación Prolibertas en los últimos 20 años en relación a los proyectos de atención a personas migrantes y privadas de libertad. Ambos programas se encuentran en la actualidad al cien por cien de su ocupación. "Estas formaciones son una forma de complementar y poner en valor la autonomía y la inserción laboral", ha destacado la delegada de la fundación en Antequera y coordinadora de la escuela, María Soriano.

El concejal de Programas Sociales, Alberto Arana, ha agradecido la labor de la asociación y ha mostrado el compromiso del Ayuntamiento en cuanto poner todos los medios necesarios siempre que sea posible.