La residencia de mayores San Carlos de Archidona ha vuelto a reabrir sus puertas tras más de 5 años cerrada. En principio contará con 20 plazas concertadas con la Junta de Andalucía para mayores dependientes con una vigencia hasta septiembre de 2023. En abril se solicitó la ampliación del concierto en otras 10 plazas adicionales, lo que está pendiente de resolución por parte de la Junta. El objetivo final es que el centro pueda llegar a albergar a 49 personas.

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado, ha visitado este miércoles la residencia y ha resaltado que la reapertura del centro se ha llevado a cabo una vez que han concluido todas las actuaciones necesarias para recibir la autorización de funcionamiento como centro sanitario por parte de la Junta de Andalucía. En concreto, la institución provincial ha invertido en los últimos meses más de medio millón de euros en diversas obras para adecuar las instalaciones y en el equipamiento del centro.

Al respecto, Francisco Salado ha explicado que, por ejemplo, se ha llevado a cabo la modificación de la segunda planta del centro residencial y la mejora del tejado, lo que ha permitido la obtención de la acreditación por la Junta de Andalucía para el concierto de plazas.

También se han adecuado otros espacios interiores, como las salas de fisioterapia, terapia ocupacional y psicología. Y se han reformado diversas dependencias, entre ellas la sala de enfermería, la consulta médica y la de depósito de medicamentos. Igualmente, se ha procedido a la puesta en marcha de la maquinaria de cocina, la comprobación del estado de la caldera y del sistema de calefacción.

En principio la residencia San Carlos contará con 20 plazas concertadas con la Junta de Andalucía. C. P.

Equipamiento del centro

En cuanto al equipamiento de la residencia, se ha procedido a la adquisición de camas geriátricas para grandes dependientes, sillones para salas de estar y habitaciones, colchones, almohadas y material de fisioterapia. Además, se han comprado una lavadora-secadora, acumuladores de agua caliente sanitaria y los uniformes del personal. Paralelamente, se sustituirá la caldera de gasoil por un sistema de aerotermia para mejorar la eficiencia energética del centro residencial.

A todo ello hay que añadir que se dedicarán unos 367.000 euros a la contratación de la limpieza del centro.

Paralelamente, se ha realizado la adecuación de la plantilla necesaria a las exigencias de la Junta de Andalucía para los centros residenciales de atención a las personas mayores en situación de dependencia. Para ello, se ha procedido a dotar al centro del personal especializado necesario, por lo que cuenta con médicos, enfermeras, auxiliares de clínica, trabajadora social, terapeuta ocupacional, fisioterapeuta, además de cocineras, limpiadoras y personal de mantenimiento.