El coordinador general del PP, Elías Bendodo, aseguró ayer que el Gobierno «está instalado en una doble estrategia, de crispación y de confusión» e incidió en que «no está en lo que preocupa a los españoles, sino en la ideología y sus guerras internas». «El Sanchismo cada vez más podemizado ha convertido a España en una olla a presión y los ciudadanos no merecen este maltrato», dijo.

En declaraciones a los periodistas en su visita a una fábrica en Antequera, Bendodo explicó que hay una «escalada» de crispación, apuntando a «los insultos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, fruto de que es presa de un ataque de nervios»; y también de confusión «porque el escándalo de hoy se queda corto con el de mañana y el de pasado será peor».

Pero advirtió de que «el Gobierno se equivoca porque los españoles no somos tontos y tomamos nota de todo, de eliminar la sedición; de pactar con los golpistas; de indultarlos; de reducir la malversación; de la chapuza del ‘Solo sí es sí’; de nombrar miembro del Tribunal Constitucional al ministro de Justicia que indultó; del ministro del Interior mintiendo; la ministra de Igualdad insultando». «Todo este escándalo superado cada día por uno superior no lo olvidan los españoles», dijo.

Bendodo criticó que el Ejecutivo «tiene las prioridades cambiadas, está en lo que no preocupa a los españoles sino en fastidiarle la vida a los ciudadanos, lo que hace que muchas empresas vean que sus costes aumentan y se perjudican los beneficios y el empleo», recordando que «el IPC de los productos básicos y la energía sigue subiendo».

«El Gobierno está en otras cosas, en la ideología, en pelearse con sus socios de Podemos, en meter la pata, en no rectificar, en insultar y, mientras, la luz, la energía, los precios en general y las hipotecas suben»

«El Gobierno está en otras cosas, en la ideología, en pelearse con sus socios de Podemos, en meter la pata, en no rectificar, en insultar y, mientras, la luz, la energía, los precios en general y las hipotecas suben, que es lo que les preocupa a los españoles», insistió.

Asimismo, consideró que «España no merece un Gobierno que está maquillando las listas del paro porque no le gustan los datos». «En octubre nos dijeron que habíamos batido récord de bajadas de desempleo, pero la realidad que hemos conocido es que hay casi 140.000 parados más, incluyendo los fijos discontinuos que el Gobierno ha borrado de un plumazo de las listas para que no le estropeen la estadística a Sánchez».

«Si el CIS le da datos que no le gustan, puso a Tezanos; si el INE ofrece datos que incomodan, quita al director; si los datos del paro son desfavorables, los maquilla», aseguró, apuntando que «si a Sánchez no le gusta la foto, despide al fotógrafo en vez de asumir la realidad y poner medidas».