La Guardia Civil ha detenido a cinco personas por su presuntamente cultivar marihuana en plantaciones que tenían en viviendas de Alhaurín el Grande y Algarrobo que posteriormente distribuían a otras organizaciones dedicadas al tráfico de drogas asentadas en la provincia de Málaga. Las pesquisas comenzaron el año pasado tras conocer los investigadores que esta actividad la estarían llevando a cabo un grupo de personas asentadas en el primer municipio.

Las distintas gestiones realizadas permitieron identificar y localizar a los integrantes de esta organización, realizándose tres registros en fincas de las localidades de Alhaurín el Grande y Algarrobo, donde fueron detenidas las cinco personas de nacionalidades alemana, austriaca y serbia por los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y falsedad documental. En los registros fueron localizadas varias plantaciones de marihuana tanto en el exterior como en el interior de las viviendas que sumaron 175 plantas, 7 kilos de cogollos, pequeñas cantidades de ketamina y hachís, dos motocicletas, balanzas de precisión y multitud de documentación falsa de diferentes nacionalidades así como dinero en efectivo de varios países.

Muerte natural

El pasado 4 de enero, el fallecimiento por causas naturales de un hombre que residía en una gran finca de lujo en Alhaurín el Grande terminó destapando un lote de distintas drogas. Según la Guardia Civil, un amigo del fallecido alertó a los servicios sanitarios, quienes no pudieron hacer nada y solicitaron la iniciación del protocolo judicial. En la inspección ocular de la vivienda, localizaron 55 pastillas de hachís que arrojaron un peso de 8,2 kilos y varias bolsas que contenían casi 3 kilos de anfetaminas. En una habitación anexa también fueron hallados diversos útiles comúnmente utilizados para el cultivo y elaboración de marihuana, como plásticos de envasar y lámparas que se utilizan para el cultivo.