Sucesos

Mandan a prisión al Chumbo, el hombre que se atrincheró en una casa de Campillos

Tras 48 horas de cerco policial, fue detenido este miércoles por la Guardia Civil cuando iba escondido en el maletero del coche de un familiar

La Guardia Civil localiza la escopeta y munición en la casa anexa en la que se ocultó

El Chumbo, tras ser detenido por la Guardia Civil

El Chumbo, tras ser detenido por la Guardia Civil / L.O.

Agencias

El Juzgado de Instrucción número 3 de Antequera ha decretado este viernes el ingreso en prisión provisional para el Chumbo, el hombre de 37 años que se atrincheró en la casa de su madre tras encañonar a dos agentes de la Policía Local y que logró eludir el dispositivo policial que se activó para detenerlo. Fue detenido la noche del miércoles cuando intentaba huir del pueblo escondido en el maletero del coche de un familiar. Según fuentes judiciales, se le atribuyen los presuntos delitos de atentado a agente de la autoridad, tenencia ilícita de armas y quebrantamiento de condena, aunque será durante la fase de instrucción de la causa cuando se concreten los tipos delictivos.

El instituto armado, por su parte, ha confirmado oficialmente de que el Chumbo pudo conseguir eludir el cerco policial y huir a otra vivienda anexa a través de una cámara de aire (falso techo) que existía bajo el tejado del inmueble.

Los hechos ocurrieron la noche del lunes. Aunque horas antes ya provocó otro incidente por derrapar con su coche, los agentes municipales volvieron a esa misma dirección por un requerimiento de los vecinos que se quejaban de las molestias que el mismo hombre estaba provocando en horario de descanso. Cuando los agentes llegaron al lugar, los recibió desde el interior de la casa con una escopeta, entre gritos y amenazas, mientras mantenía retenida a su madre. Tras liberar a su progenitora, mantuvo una «larga incomunicación», tiempo en el que presumiblemente accedió a un falso techo para desplazarse a una vivienda anexa que estaba inhabitada. Allí permaneció parapetado con el arma de fuego a la espera de que finalizara el dispositivo de búsqueda. Cuando los agentes entraron el martes en la casa del sospechoso, ya no estaba dentro, por lo que realizaron un registro en el que hallaron munición de escopeta, pero no el arma.

Tras su desaparición, se estableció un «amplio pero discreto dispositivo» que dio sus frutos el miércoles cuando los agentes vieron al Chumbo salir apresuradamente de una vivienda cercana al lugar de los hechos y se introdujo en el maletero de un coche que conducía un familiar. La Guardia Civil siguió este vehículo y lo interceptó en la A-384 con dirección a Málaga, donde logró detener al fugitivo, que permanecía en el maletero sin el arma de fuego.

El momento de la detención del Chumbo en Campillos

La Opinión

Casa inhabitada

Posteriormente, los investigadores se trasladaron con el detenido a la casa inhabitada anexa a su domicilio y allí hallaron escondida la escopeta recortada con la que había amenazado a los policías locales, además de abundante munición.

En la citada vivienda había un agujero practicado en la parte superior del inmueble que daba acceso a la cámara de aire (falso techo). El hombre supuestamente está implicado en un robo con violencia e intimidación cometido días antes a una vecina y quebrantó una condena impuesta con anterioridad, lo que pudo ser el origen del altercado policial del lunes.