Infraestructuras

Exigen incrementar la seguridad en la carretera Coín-Casapalma

La asociación de empresarios Fedelhorce denuncia la elevada siniestralidad de la vía, a pesar de las medidas adoptadas

La carretera entre Coín y Casapalma tras su inauguración en 2015, que se ha quedado pequeña-

La carretera entre Coín y Casapalma tras su inauguración en 2015, que se ha quedado pequeña- / L. O.

La Federación de Empresarios del Guadalhorce insta a los responsables políticos a tomar medidas urgentes y más efectivas para incrementar la seguridad de la carretera Coín-Casapalma.

«La seguridad vial debe ser una prioridad, y esperamos acciones contundentes que garanticen la protección de los usuarios de esta carretera. Es fundamental que las infraestructuras se adecuen al volumen de tráfico actual y a las necesidades de seguridad de la población», explica José Francisco Padilla Ramírez, presidente de la entidad, que aúna a cerca de un millar de empresas .

Fedelhorce denuncia que la carretera Coín-Casapalma, inaugurada en 2015, tras 23 años de planificación, fue proyectada como una alternativa más segura a la antigua vía entre Cártama y Coín, conocida por su alta siniestralidad.

Originalmente se estimaba un tránsito diario de 7.000 vehículos, pero hoy día esa cifra se ha multiplicado, convirtiéndose en un enlace crucial entre la autovía del Eje del Guadalhorce, Marbella y Mijas.

«La siniestralidad sigue siendo un grave problema, con 10 víctimas en 2023, lo que le ha valido el apodo de ‘la carretera de la muerte’», afirman. Los empresarios reconocen que la Junta de Andalucía adoptó medidas como trazar una línea roja para prohibir adelantamientos en 4 kilómetros; instalar radares pedagógicos, que informan a los conductores de su velocidad y se construyeron 4 kilómetros de barreras de contención.

Pero dudan de su efectividad y plantean el desdoblamiento de la vía para aumentar la seguridad.