10 de julio de 2008
10.07.2008
audiencia nacional

Mantener calles con nombres de etarras no es ningún delito

10.07.2008 | 02:00
Orden en contra. Imagen de un parque de donde se retiró la placa dedicada al etarra ´Pana´.

La Justicia incide en que no se puede incurrir en enaltecimiento del terrorismo por omisión. Cierra la vía a las querellas presentadas por Dignidad y Justicia

Mantener una calle, plaza o parque con el nombre de un etarra no es delito. Así lo acordó ayer por unanimidad el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que entiende que el delito de
enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas requiere para su comisión "un comportamiento activo" del alcalde del municipio correspondiente y no puede perpetrarse a través de la "mera omisión".
De esta forma, el pleno rechazó por unanimidad en un auto el recurso de apelación contra la decisión del juez Santiago Pedraz de no admitir a trámite la querella contra el alcalde de Lejona (Vizcaya) por mantener el nombre de los etarras Eustaquio Mendizabal, ´Txikia´, y los hermanos Txabi y Joseba Etxebarrieta en dos calles de la localidad.
La Audiencia Nacional confirma así el archivo de la investigación por el ´callejero etarra´, tema sobre el que se habían dictado sentencias discrepantes, y cierra la vía al resto de casos planteados. Concretamente, a las otras nueve querellas presentadas contra alcaldes de Euskadi y Navarra por Dignidad y Justicia (DyJ).

A partir de 2000. En su resolución, la Audiencia señala que el delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas sólo puede perseguir hechos cometidos a partir del 24 de diciembre de 2000, fecha en la que entró en vigor la reforma de Código Penal que introdujo esta tipificación. De igual modo, se establece que estar de acuerdo con la decisión de un alcalde que dedicó una calle a un terrorista tampoco constituye un delito.
El delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas "sólo puede cometerse mediante un comportamiento activo -un hacer, una acción- que contravenga la prohibición contenida en ésta", según la Audiencia Nacional.
En todo caso, la Audiencia señala a Dignidad y Justicia otros caminos para conseguir su objetivo, insinuando que la vía contencioso-administrativa es la adecuada para este tipo de reclamaciones.
Con este auto, el tribunal presidido por Javier Gómez Bermúdez cierra la vía a las nueve querellas presentadas por DyJ, ya que especifica que "es de aplicación a otros supuestos semejantes.
Tras conocer la sentencia, Daniel Portero, presidente de la asociación demandante, lamentó la "falta de valentía" de los jueces y anunció que recurrirá el auto ante el Tribunal Supremo y presentará las nueve querellas citadas por la sugerida vía contencioso-administrativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine