17 de julio de 2008
17.07.2008
Incendio de Guadalajara

Las familias sienten algo mitigado su dolor por el desarrollo del proceso judicial

17.07.2008 | 18:28
Un familiar de las víctimas del incendio de Guadalajara de julio de 2005 rinde homenaje a los fallecidos en este suceso, en el que murieron once miembros de un retén forestal en la extinción del fuego que quemó casi 13.000 hectáreas hace tres años.

Las familias de las víctimas del incendio de Riba de Saelices (Guadalajara) que hace hoy tres años acabó con la vida de once miembros de un retén forestal sienten su dolor "algo" mitigado por el desarrollo del proceso judicial y por el apoyo social.

Como todos los 17 de cada mes, los familiares y amigos se concentraron ante las puertas de la Delegación de Medio Ambiente y posteriormente guardaron un minuto de silencio.

El portavoz de la Asociación de Familias de las Víctimas del Incendio, José María Manteca, señaló que estas concentraciones son "el único modo" que tienen de concienciar a la opinión pública y de que "esto no se duerma", y otra vez exigió que "se haga justicia y se cese a los responsables" de la tragedia.

Manteca dijo también que, pese a ser "un día durísimo", están satisfechos con el trabajo desarrollado desde hace un año por la nueva jueza del caso, de la que resaltó su "valentía e independencia" al elevar hasta 28 el número de imputados en el proceso.

Según indicó, tal y como se encuentra actualmente el proceso judicial "cada día está más claro" que "fallaron las normas y medidas de prevención. Y la que lo tiene muy claro es la propia jueza", que ha acordado la mayoría de las imputaciones.

En el tercer aniversario de la tragedia, familiares y amigos de nueve de las once víctimas, con pegatinas en la ropa donde se leía "Nuestros 11 héroes", volvieron a colocar a las puertas de la Delegación claveles blancos con los nombres de sus hijos, maridos o esposas, y un gran cartel que ponía "Nos faltan once. No nos olvidéis".

Según Manteca, el suceso "no se ha muerto, sigue candente", y criticó que, "para nuestra desgracia, la gestión cayera en manos del PSOE", lo que les ha situado "en la más absoluta soledad".

Para Manteca, "resulta inexplicable que ni entonces ni ahora la Junta abriese expedientes sancionadores ni informativos" y que se apresurase "a reunir a unos supuestos expertos para prefabricar una falsa versión de lo acontecido para acallar a las familias".

Los familiares han vuelto a pedir al Gobierno de Castilla-La Mancha y a su presidente, José María Barreda, que reconozca los hechos y asuma responsabilidades.

La causa todavía permanece abierta y, de los 28 imputados, tan sólo quedan dos por prestar declaración, uno de ellos la ex consejera de Medio Ambiente Rosario Arévalo, que declarará el próximo 10 de septiembre.

Con motivo de este tercer aniversario, las familias harán esta tarde una ofrenda floral ante la glorieta dedicada al retén de Cogolludo en Guadalajara capital y posteriormente asistirán a una misa en la iglesia de San Ginés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine