21 de julio de 2008
21.07.2008
Seguridad

El PSC desafía al Gobierno

20.07.2008 | 02:49
José Montilla

Define a Cataluña como una nación con territorio, lengua y cultura propios y exige una reforma constitucional para tener voz en las instituciones europeas

El PSC proclamó ayer que Cataluña es "una nación con un territorio, una lengua, una cultura y una historia propias que configuran una comunidad nacional", que la integran todos los ciudadanos de Cataluña, con independencia de su origen y de su lengua materna.
En su declaración de principios, aprobada ayer en el marco de una de las comisiones del XI Congreso del partido que estos días se celebra en Barcelona, los socialistas catalanes recuerdan que son "catalanistas" porque quieren la libertad y el autogobierno de Cataluña para construir una sociedad abierta, avanzada, inclusiva, capaz de unir en un mismo proyecto a personas de procedencia diversa.
Asimismo se recoge que afirman su realidad nacional, lo que significa un compromiso cotidiano con la lengua y la cultura catalanas, que es plenamente compatible con el respeto a la lengua castellana que forma parte del patrimonio cultural de Cataluña.
Los socialistas catalanes se autodefinen como demócratas, progresistas, catalanistas, europeístas, ecologistas y también feministas, solidarios, que quiere combatir las desigualdades en el mundo, emprendedores y apasionados por la cultura.
Todo ello con la finalidad de construir una sociedad basada en la realización plena y efectiva de los valores de libertad, igualdad, fraternidad, justicia social, sociedad y paz, valores que se contraponen a los privilegios, las desigualdades y el individualismo insolidario.
El viceprimer secretario y portavoz del PSC, Miquel Iceta, manifestó que "estamos jugando con ventaja" respecto a CiU. Asimismo constató que, con esta declaración de principios, los socialistas catalanes logran tomar el espacio "vacío" de centralidad y moderación que deja CiU.
Al respecto apuntó que los socialistas aspiran legítimamente a representar ese espacio electoral. Iceta destacó también la apuesta por la centralidad que hacen los socialistas catalanes en este congreso.
Según el portavoz del PSC los socialistas catalanes manifiestan que tienen una "idea muy clara" de lo que conviene al partido y a la sociedad catalana.
Por otra parte, el PSC aprobó en el congreso la reclamación de una reforma federal de la Constitución Española que dé voz propia a Cataluña ante instituciones y organismos europeos, y que refuerce la colaboración bilateral a través de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat que marca el nuevo Estatut.
Voz propia en Europa. Ésta es una de las principales aportaciones de la resolución acordada en la comisión primera del XI congreso del PSC, después de que el presidente catalán, José Montilla, se comprometiese a que el partido fuese máximo representante de Cataluña con "voz propia y autónoma". "No se trata de descentralizar el poder del Estado, sino de cambiar la concepción", manifestaron los socialistas catalanes en su congreso.
Por otra parte, el presidente de la Generalitat, José Montilla, propuso a Isidre Molas, un veterano militante de primera hora del PSC, para que sea el nuevo presidente del partido relevando a Pasqual Maragall, que dejó el cargo y el partido hace dos años cuando fue descabalgado del cartel electoral en las autonómicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine