El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, está "en contra de cualquier manifestación de violencia que impida el ejercicio de derechos, venga de donde venga", han señalado a Europa Press fuentes del Palacio de la Moncloa en relación con los actos violentos protagonizados por 'indignados' junto a la sede del Parlamento catalán.

Moncloa ha matizado así las palabras de Zapatero esta mañana en el pasillo del Congreso, cuando los periodistas le preguntaron si le preocupaba "la deriva" que estaba tomando el llamado movimiento 15-M. El presidente respondió con un simple "no" pero las fuentes han aclarado después que su respuesta se refería al movimiento 15-M, no a su "deriva", y que en ningún caso se estaba refiriendo a lo ocurrido en Barcelona.

"Al presidente no le preocupa el movimiento 15-M como algo democrático y pacífico", han puntualizado, remachando que Zapatero "por supuesto, está en contra de cualquier manifestación de violencia que impida el ejercicio de derechos, venga de donde venga".

Por su parte, el vicepresidente del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha guardado silencio y no ha respondido a los periodistas que le han preguntado, también en el pasillo de la Cámara Baja, si le preocupaban las concentraciones de 'indignados' junto al Parlament que han obligado al presidente catalán, Artur Mas, a entrar en el recinto en helicóptero.