El grupo de 'indignados' que se ha concentrado hoy en las inmediaciones del Congreso de los Diputados ha decidido levantar su protesta y dirigirse a los juzgados de la Plaza de Castilla.

Los 'indignados', algo más de un centenar, han pasado la noche en la zona para dar los "buenos días" a los diputados que hoy convalidan el real decreto ley de reforma de la negociación colectiva.

Mediante cánticos, junto a silbidos y pitidos, han asegurado que los diputados "no les representan", que la "ciudadanía no es mercancía", "que esta reforma la van a parar" y que quieren "un chalet como el de Zapatero y el del príncipe".

Tras considerar en asamblea que han logrado "su objetivo" han decidido de forma unánime irse a Plaza de Castilla, donde se juzga esta mañana a algunos de sus miembros por altercados anteriores.

También han decidido volver a las inmediaciones del Congreso a mediodía, que es cuando se espera que el pleno vote la convalidación de la citada reforma.

Antes de marcharse, han barrido la zona en la que han pasado la noche y han quitado uno de las pancartas que habían colocado en las farolas pidiendo respeto para el movimiento.