07 de junio de 2013
07.06.2013
Muerte de 11 ancianos

El fiscal pide 194 años de cárcel para el celador de Olot

Joan Vila está acusado de la muerte de once ancianos en el geriátrico La Caritat de la localidad gerundense

07.06.2013 | 15:34

El fiscal Enrique Barata ha mantenido la petición de 194 años de cárcel para el celador de Olot (Girona), Joan Vila, por la muerte de once ancianos en el geriátrico La Caritat de Olot entre agosto de 2009 y octubre de 2010.

Este viernes, fiscal, acusaciones particulares y defensa han presentado sus conclusiones ante el jurado popular que tendrá que decidir si queda o no probado que Vila mató a estos once ancianos sin que tuvieran posibilidad de defenderse y aprovechando que confiaban en él, lo que justificaría el asesinato con alevosía, según ha detallado en su informe Barata.

Para el fiscal, además, en los tres últimos crímenes --en los que Vila empleó lejía o cáusticos para matar a sus víctimas-- también habría ensañamiento, ya que "sufrieron dolores innecesarios".

"El acusado nos dice que no quiere ver sufrir a las personas. Si quería una muerte dulce podría haber continuado utilizando la sobredosis de insulina o la mezcla de barbitúricos", ha expuesto el fiscal en su informe.

El jurado popular también tendrá que decidir sí Vila quería o no provocar la muerte a sus víctimas, aunque en opinión de Barata "si dice que quiere ayudar a morir es que sabe que está matando".

Aún así, el fiscal ha reconocido que debe tener en cuenta la confesión del acusado, ya que su explicación ayudó en la investigación del caso y de hecho, se le imputan dos muertes -las de 2009- que no han sido probadas, pero en las que reconoció haber participado.

Finalmente, en relación a la valoración mental del acusado, Barata ha manifestado que el acusado "ha hecho puro teatro", intentando simular un trastorno que no sufre y engañando a todo el mundo, incluso a sus compañeros de La Caritat, que confiaban plenamente en él en lo referente al trato de los residentes del centro.

Los abogados de las acusaciones particulares --Jaume Dalmau, Rafel Berga y Jordi Coma--, que representan a la mayoría de las familias de las víctimas, han mantenido su petición de 202 años de prisión para el asesino confeso.

El letrado de la defensa, Carles Monguilod, también ha mantenido sus conclusiones iniciales después de nueve días de juicio y ha pedido para Vila una pena máxima de 20 años de libertad vigilada, ya que en su opinión el procesado creía que "estaba ayudando a morir a sus víctimas".

Monguilod presentará su informe este viernes por la tarde y después de la exposición de todas las partes, Vila podrá usar o no su último turno de palabra; será el lunes 10 de junio cuando se entregará el objeto del veredicto al jurado popular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook