14 de junio de 2013
14.06.2013
ÚLTIMA HORA
El PP anuncia que suspende el acuerdo para renovar el Poder Judicial
Petición a Interior

El juez pide expulsar a los cuatro islamistas detenidos

Velasco deja en libertad a los acusados de enaltecer el terrorismo, que deben comparecer dos veces por semana

14.06.2013 | 15:16

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha pedido al Ministerio del Interior que decrete la expulsión de los cuatro presuntos islamistas tunecinos detenidos el miércoles en Barcelona por enaltecer la yihad y a los que ha dejado en libertad con la obligación de comparecer dos veces a la semana.

Se trata de Kamel Boulehmi, considerado el cabecilla del grupo y que, según los investigadores, se radicalizó durante una estancia en Túnez, y de Sabri Riahi, Sassi Ghrab y Hamed Bdhaou, han informado fuentes jurídicas. Un quinto detenido en la llamada Operación Kartago fue puesto en libertad por la Policía Nacional sin comparecer ante el juez.

Velasco ha adoptado la decisión de dejarles en libertad y de pedir su expulsión, a petición de la fiscal de la Audiencia Nacional Teresa Sandoval, quien ha considerado que el delito que se les imputa, enaltecimiento del terrorismo, está penado con un máximo de dos años de cárcel y resultaría excesivo decretar su ingreso en prisión preventiva, aunque cabe su expulsión de España.

En el auto en el que ha decretado la libertad de los cuatro con la obligación de comparecer dos veces a la semana en los juzgados más próximos a su domicilio, retirada del pasaporte y prohibición de salir del territorio nacional, Velasco se dirige a Interior para que revise sus permisos de residencia y decrete la expulsión.

Precisa, además, que uno de ellos -Sabri Riahi-, que se encuentra en situación irregular en España, no podrá ser expulsado de España hasta que cumpla las dos penas que tiene pendientes en Barcelona por delitos de hurto.

En su comparecencia ante Velasco, el considerado cabecilla del grupo, Kamel Bouhlemi, se ha defendido de las acusaciones contra él explicando que los 300 vídeos yihadistas que tenía en su ordenador se los cargó otra persona, excusa que, según fuentes jurídicas, no ha convencido al juez.

Uno de los detenidos, Hamed Bdhaou, ha confesado además que Bouhlemi, al que también se le intervino una boca de lectura de tarjetas de crédito para falsificarlas, y Riahi le comentaron en conversaciones que había que hacer la Yihad (guerra santa).

Las detenciones de estos cuatro islamistas se produjeron después de que los investigadores detectaran que se habían radicalizado, por lo que se trataba de "neutralizar" la amenaza integrista y la actuación de los llamados "lobos solitarios" y de los "retornados" (terroristas con experiencia de combate en países en conflicto), explicó el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Según Interior, los detenidos constituían un grupo que se dedicaba a difundir material multimedia de contenido yihadista, como discursos de Bin Laden o Al-Zarqawi, vídeos de atentados o instrucciones para hacer explosivos.

Los arrestos se efectuaron en los barrios barceloneses de El Raval, Encants y La Mina, donde la policía registró tres domicilios y una barraca en la que vivía uno de los detenidos.

Los agentes se incautaron de material que demostraría que los arrestados habían difundido más de 400 archivos con fotografías, vídeos y textos con imágenes de atentados, discursos de líderes terroristas, instrucciones para hacer explosivos, entrenamiento de muyahidines y fusilamientos.

Todo este material iba acompañado de comentarios en los que se enaltecía el terrorismo y a sus autores, según la policía, que durante la investigación ha podido constatar "un fuerte proceso de autorradicalización" en los miembros del grupo, sobre todo después de un viaje reciente del presunto líder a Túnez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook