01 de febrero de 2014
01.02.2014
Accidente

Muere un español preparando el remolque del Concordia

El coruñés Israel Moreno murió desangrado tras herirse en una pierna en el crucero naufragado en Italia en 2012

01.02.2014 | 23:06
Imagen de archivo del Costa Concordia.

El submarinista español Israel Moreno Franco, de 42 años, falleció este sábado mientras trabajaba en las tareas de preparación para remolcar el crucero Costa Concordia, que naufragó frente las costas de la isla de Giglio (centro de Italia) el 13 de enero de 2012.

El submarinista, que según los primeros datos era de A Coruña, se hirió gravemente en una pierna mientras estaba trabajando bajo el barco y murió desangrado.

Moreno Franco trabajaba para la empresa Underwater Contractors Spain (UCS) con sede en Cádiz, según confirmó a Efe una fuente de esa compañía.

Según la primera reconstrucción, cuando su compañero de inmersión le logró llevar a la superficie, Israel Moreno estaba aún con vida y fue inmediatamente atendido por los equipos médicos presentes, pero su estado era gravísimo y aunque se le intentó reanimar murió en la plataforma colocada al lado del Concordia, desde dónde se siguen las operaciones.

El cuerpo del submarinista español fue trasladado en helicóptero al hospital de Orbetello (Toscana centro) y según fuentes de la embajada española en Roma sus familiares han sido avisados.

Los medios de comunicación italianos explican que la fiscalía de Grosetto y la Capitanía del Puerto han abierto una investigación sobre el accidente.

El submarinista español, según explican los medios de comunicación italianos, se quedó atrapado en una plancha mientras trabajaba a unos diez metros de profundidad y hizo un grave corte en la pierna, que le hizo desangrarse.

Los trabajadores que están realizando todas las tareas para remolcar el crucero han explicado que los submarinistas se sumergen siempre en parejas por si alguno de sus integrantes tiene un problema.

Moreno Franco trabajaba en la colocación en uno de los lados del crucero de los bloques que servirán como flotadores para que el barco pueda ser remolcado a un puerto para su desguace el próximo junio.

Tras el accidente llegó inmediatamente el pésame del presidente de la región de Toscana, Enrico Rossi, que lamentó como otra víctima se ha unido a las ya 32 que fallecieron la noche del 13 de enero de 2012 con el naufragio del Concordia.

Rossi expresó su dolor y su rabia por una muerte más que se produce en el lugar de trabajo y trasladó su pésame a toda la familia del submarinista español.

El comisario extraordinario para el reflotamiento del Costa Concordia y jefe de Protección Civil de Italia, Franco Gabrielli, recordó que las personas que trabajan en las tareas del Concordia "lo hacen cada día en condiciones difíciles y llenas de riesgos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook