22 de enero de 2019
22.01.2019

La Audiencia de Barcelona ve justificadas las cargas de la Guardia Civil en el 1-O

La Sala considera que estaban amparadas por la orden del TSJC de impedir el referéndum

22.01.2019 | 20:34

La Sección Quinta de la Audiencia de Barcelona ha concluido que las cargas policiales de la Guardia Civil en el CEIP Joncadella de Sant Joan de Vilatorrada estaban amparadas en el cumplimiento de la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de impedir el referéndum del 1-O, según un auto consultado por Europa Press.

El tribunal desestima así los recursos de apelación interpuestos por varios heridos y por la Fiscalía que solicitaban nuevas diligencias de investigación de este caso, entre ellas identificar a los guardias civiles que intervinieron en el centro y la declaración como investigado de un teniente, según 'eldiario.es'.

La Audiencia, en un auto del que ha sido ponente el magistrado José María Assalit, valora que en este caso, pese a que hubo cinco heridos por la fuerza policial durante la actuación, concurre la eximente de actuar en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo, del artículo 20.7 del Código Penal.

El tribunal constata que los ciudadanos en ningún momento tuvieron "una actitud violenta", pero que se mostraron persistentes en impedir con su numerosa presencia la actuación policial.

Subraya que para intentar entrar en el colegio para requisar el material del referéndum y así impedir que se siguiera votando "era necesario el empleo de la fuerza/violencia", por lo que la actuación cumplió con las exigencias de idoneidad, necesidad y proporcionalidad.

Además, en el auto se destaca que, con la intención de evitar causar males mayores a los ciudadanos, que se resistían pacíficamente, "los mandos decidieron, con buen criterio, dadas las circunstancias concurrentes, dar por finalizado el operativo policial".

Según recoge el tribunal, ese día en el CEIP Joncadella los ciudadanos se concentraron en la puerta de entrada a recinto, que estaba abierta, impidiendo el paso a la Guardia Civil, que al ver que le era imposible acceder por este punto, trató de hacerlo por otra puerta que estaba cerrada con golpes de mazo, aunque no pudo ser abierta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook