01 de febrero de 2019
01.02.2019
Polémica

Jupol denuncia 'enchufismo' en la asignación de embajadas a policías nacionales

El sindicato acude a un juzgado de Madrid al entender que la elección a dedo puede suponer un presunto delito de tráfico de influencias y otro de prevaricación

01.02.2019 | 19:49
Juzgados de Madrid.

El sindicato Jupol (Justicia Policial) denunció el pasado martes 29 de enero ante un juzgado de instrucción de Madrid en funciones de guardia la opacidad y las presuntas irregularidades que han detectado en los últimos años en el acceso de policías nacionales a las pruebas y selección del personal de seguridad para embajadas y misiones diplomáticas. Fuentes de esta organización aseguran que estos puestos son muy codiciados por las altas retribuciones y méritos que conllevan, ya que una misión puede suponer entre 5.000 euros y 9.000 euros mensuales dependiendo del país de destino. Si para la mayoría de los candidatos obtener una plaza es una quimera, Jupol asegura que hay casos que, con menos requisitos, han repetido misión diplomática en menos de cinco años. Igualmente, no entienden por qué otras organizaciones sindicales nunca han actuado al respecto, puesto que consideran que esta forma de actuar se viene haciendo desde hace muchos años y diferentes puntos del país.

La denuncia a la que ha tenido acceso este diario tiene el objetivo de que la autoridad judicial determine si el incumplimiento de la Ley Orgánica 9/2015 de 28 de julio de régimen de personal de este cuerpo supone la presunta comisión de un delito de tráfico de influencias y otro de prevaricación. Según expone el sindicato, el acceso a estos puestos fue hasta el año 2017 un «proceso oscuro» sin bases de convocatoria, requisitos mínimos, ni circunstancias públicas que permitieran a los funcionarios conocer y baremar sus opciones y cómo y por qué se cubren esas plazas en favor de determinados compañeros. La denuncia resume que, hasta ese año, «esos puestos eran asignados a dedo» mediante la propuesta interna que realizaban los mandos respecto de sus conocidos y amigos «sin que primara en ningún caso los principios de mérito, igualdad, capacidad y antigüedad». Los argumentos de Jupol van más allá y describen un modus operandi para disimular las asignaciones que consistía en «obligar» a todos los candidatos a inscribirse en una plataforma online en la que debían aportar sus datos personales, escala, méritos, condecoraciones y cursos. Como esa ficha es personal e inaccesible para los aspirantes, no se puede comparar los méritos entre los mismos, explica un miembro del sindicato.

El sindicato, de reciente creación en pro de la equiparación salarial respecto a otros cuerpos policiales, insiste en que han comprobado en sucesivas convocatorias que los perfiles de sus afiliados nunca resultaban elegidos, una circunstancia que es «más lacerante» cuando consideran demostrado que hay agentes con menos méritos, antigüedad y cursos que resultaban seleccionados «dándose la curiosa circunstancia de que en cada caso eran personas especialmente vinculadas a los cargos superiores de la comisaría».

Jupol asegura que el número de quejas que se fueron acumulando por este supuesto «enchufismo» obligó a la Dirección General de Policía en marzo de 2017 a publicar un anuncio con los requisitos y méritos que se tendrían en cuenta en las próximas convocatorias. Ahora sí se daba a conocer las condiciones como estar en activo, tener una antigüedad mínima de 10 años de servicio, no encontrarse dentro de los tres años anteriores a la jubilación, no poseer infracciones disciplinarias no canceladas ni estar incurso en procedimiento penales o disciplinarios, además de un informe no vinculante del jefe de su unidad, algo que Jupol también considera arbitrario. El problema, prosigue el sindicato, es un nuevo y sorprendente requisito: «estar en posesión del Curso de Seguridad y Protección en Misiones Diplomáticas o comprometerse a realizarlo con carácter previo a la toma de posesión del nuevo destino». Jupol vuelve a hablar de arbitrariedad puesto que aseguran a este curso sólo acceden quienes son designados por sus jefes, por lo que consideran que se ha vuelto al sistema anterior a la publicación de los requisitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook