27 de febrero de 2019
27.02.2019
Juicio del procés

Juicio del 'procés' | Mariano Rajoy: "En ningún caso admití ninguna conversación sobre la soberanía nacional"

El expresidente declara que nunca hubo "ningún mediador de nada" entre su gabinete y el Govern

27.02.2019 | 16:02

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha destacado este miércoles en el juicio del "procés" que las autoridades de la Generalitat eran "plenamente conscientes" de que "no iba a autorizar un referéndum para liquidar la soberanía nacional ni la unidad de España".

Rajoy ha explicado en su interrogatorio como testigo que se dirigió a los expresidentes del Govern Artur Mas y Carles Puigdemont para dejarles claro que, "mientras fuera presidente de España, no habría referéndum". "Siempre dejé claro que no habría un referéndum", ha dicho.

 Los expresidentes de la Generalitat "eran plenamente conscientes" de su postura, pues "desde el primer momento" él "no iba a autorizar un referéndum para liquidar la soberanía nacional, la unidad de España y para saltarme la ley", por lo que "no ha habido ningún acuerdo, ni siquiera conversaciones para llegar a un acuerdo". "En ningún caso admití ninguna conversación sobre la soberanía nacional", ha manifestado.

Tras reiterarles su posición, ha dicho, les recordó que "es el pueblo español el que decide lo que es España, y no los representantes de una comunidad autónoma, ni el Gobierno de España ni las Cortes Generales. Eso quedó meridianamente claro desde el primer momento".

Rajoy ha manifestado que dejó muy claras las reglas del juego: "Si quiere hacer un referéndum, eso lo tiene que decidir el pueblo español, tiene que ir a las Cortes, que tienen que modificar la Constitución. Pero no basta con el voto de las Cortes, sino que es el conjunto del pueblo español el que lo tiene que decidir. La soberanía nacional solo puede ser modificada por el pueblo español".

Y ha manifestado que siempre estuvo abierto al diálogo pero que, "si de lo único que se quiere dialogar, es de cómo se liquida la soberanía nacional, lisa y llanamente eso no era posible".

"Se puede arreglar todo pero no se puede arreglar la liquidación de la ley y de la Constitución", ha señalado.

Rajoy: no era posible negociar

Rajoy también ha manifestado durante su declaración que su Ejecutivo intentó dialogar para solucionar el conflicto con Cataluña pero que no "era posible" si el que estaba enfrente solo quería hablar de "liquidar la soberanía nacional" y ha admitido que "en las últimas fechas ya era muy difícil hablar con Puigdemont".

"Dialogar con alguien que de lo único que quiere dialogar es de ponerle fecha o discutir los términos de cómo liquidar la soberanía nacional no era posible o al menos no lo era para mi", ha reconocido Rajoy durante su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo.

El entonces presidente del Gobierno ha explicado que "en las últimas fechas ya era muy difícil hablar con Puigdemont", aunque hubo gente que "pudo haberlo hecho" y ha reconocido que algunas personas le llamaron "por si se podía arreglar".

"Aquí se puede arreglar todo, pero no la liquidación de la ley y de la Constitución española, conmigo no cuenten para esto", ha manifestado.

Rajoy ha señalado que era "evidente que la situación se veía venir" y que todos los dirigentes catalanes "lo sabían" porque "no había que ser muy avispado".

"Avisamos hasta la saciedad de que por ese camino no íbamos a ninguna parte, fuimos muy prudentes", ha afirmado Rajoy, que ha insistido en que por parte de su Gobierno se hizo un "esfuerzo" para conseguir "el apoyo de todos" a la aplicación del artículo 155 en Cataluña pese a que su partido, el PP, tenía mayoría absoluta en el Senado.

Además, ha dicho, se dio "la oportunidad de rectificar" a "aquellos que tomaron una decisión", a su juicio, inadecuada, en referencia a varias cartas que él mismo envió a Carles Puigdemont para que explicase si había o no convocado la independencia y en su caso la revocase.

Rajoy ha recordado que su Gobierno aplicó por primera vez en la historia de España el artículo del 155 y lo hizo teniendo en cuenta el "respeto de la soberanía e unidad nacional" y el "cumplimiento de la ley".

El expresidente del Gobierno ha asegurado que ante la "excepcional" situación que se vivió en Cataluña entre septiembre y octubre de 2017 decidió aplicar el artículo 155 de la Constitución al creer que era "mucho más operativo y más justo" que el estado de sitio o de excepción.

Además, el exjefe del Ejecutivo ha asegurado que no hubo "ningún mediador de nada" entre su gabinete y la Generalitat para evitar la activación del 155 y la DUI, porque estaba "clara" su posición de que no iba a "negociar" ni sobre la Constitución ni sobre la soberanía nacional.

Así lo ha manifestado Rajoy ante el Tribunal Supremo a preguntas del abogado Jordi Pina -defensa de Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez- sobre el papel que tuvo el lehendakari Íñigo Urkullu como supuesto mediador para evitar que el Gobierno aplicara el 155 y que el Govern impulsara la DUI.

"A mí nadie me demandó intermediar. No ha habido ningún mediador de nada porque mis posiciones estaban claras y las de los otros también", ha sostenido el expresidente del Gobierno.

Mariano Rajoy ha reconocido, eso sí, que "en aquella época" muchas personas, entre ellas Urkullu, "quisieron hablar y hablaron" con él, pero a todos les dejó "absolutamente claro" que no pensaba negociar "ni el cumplimiento de la ley, ni la Constitución, ni la soberanía nacional".

Rajoy admite haber hablado con Urkullu y Ortuzar. Vídeo: ATLAS

Pese a su resistencia inicial a aclarar si recibió personalmente a Urkullu, Rajoy ha acabado admitiendo, a instancias del presidente del tribunal Manuel Marchena, que "escuchó" al lehendakari y le dejó clara su postura, aunque sin precisar si se vieron o se comunicó con él por teléfono porque, se ha justificado, "a mí me llamó mucha gente".

"Lo peor es que se sabía, eran plenamente conscientes de que no se iba a aceptar de esa manera porque es imposible", ha señalado Rajoy, que se ha quejado de que el Govern lo puso "en una situación imposible a sabiendas de que se arriesgaban a eso".

El exlíder del PP ha destacado que siempre ha mostrado su "buena disposición" al diálogo, por lo que mantuvo reuniones con el expresidente de la Generalitat Artur Mas y con Carles Puigdemont, pero en todas esas ocasiones puso "un límite al diálogo: son los españoles los que deciden lo que es España".

"Me gusta dialogar, me gusta pactar, pero me gustan las reglas del juego", ha reconocido Rajoy, tras destacar que impulsar el 155 es "lo que todo el mundo sabía que iba a hacer y lo que todo presidente de España es su obligación hacer".

"Mirar para otro lado"

Rajoy ha subrayado que ningún presidente "podía mirar para otro lado" ante el "intento de liquidar" la legalidad de un país y la ruptura de la soberanía nacional, como ocurrió esos días en Cataluña.

"Creo que hemos sido prudentes, hemos hecho un gran esfuerzo, se sabía desde hacía mucho tiempo que nosotros no podíamos aceptar esto", ha argumentado el expresidente del Gobierno, satisfecho de haber logrado apoyos de otros grupos políticos y de haber buscado el máximo acuerdo posible.

A preguntas del abogado de la acusación popular y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha afirmado que la situación fue tan "excepcional" que se adoptó por primera vez la decisión de aplicar el artículo 155 de la Constitución y el relevo del Gobierno de la Generalitat.

Y se optó por esa medida al estimar que era "mucho más operativo y más justo" que declarar un estado de excepción, pues esa medida afecta a derechos individuales de las personas y sustituir a un Gobierno y convocar elecciones, no.

Rajoy ha considerado "excepcional" que se concentraran "miles de personas ante la Conselleria de Economia donde unos funcionarios estaban cumpliendo decisiones ordenadas por los jueces" o que ante la sede del TSJ de Cataluña se manifestaran 20.000 personas con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, haciendo proclamas con un megáfono. O las situaciones "de acoso" a policías, guardias civiles o alcaldes no independentistas.

Enfrentamientos el 1-O

El exjefe del Ejecutivo ha considerado "normal" que en una situación como el 1-O haya "enfrentamientos", sobre todo cuando hay "voluntad en algunos casos concretos de que los haya".

Rajoy lamenta las imágenes del 1-O. Vídeo: ATLAS

Rajoy ha recordado que estaba "seriamente preocupado" por "los acosos" a policías y guardias civiles, además de a alcaldes no independentistas, que se produjeron días antes de la celebración del referéndum declarado ilegal.

Y ha manifestado que lo que se hizo desde el Ejecutivo el 1-O fue dar cumplimiento a las resoluciones judiciales para que se cumpliera la ley. "Y se cumplió la ley, porque la Junta Electoral Central dijo que no se había celebrado el referéndum", ha añadido.

Respecto a los "enfrentamientos", ha manifestado: "En una situación como esa, es normal que se puedan producir enfrentamientos, sobre todo cuando hay voluntad en algunos casos concretos de que los haya".

El exjefe del Ejecutivo ha lamentado "muchísimo" todas las imágenes de violencia del 1-O pero ha culpado íntegramente a las autoridades de la Generalitat por su responsabilidad al llamar a la gente a votar.

"Yo lo lamento muchísimo todas estas imágenes, no me gustan ni estas ni otras", ha reconocido Rajoy en el juicio del "procés" tras visualizar un vídeo en el que se ven cargas policiales y ciudadanos heridos el 1 de octubre de 2017.

Aunque aludiendo al Govern de la Generalitat ha querido dejar claro que "la responsabilidad de los dirigentes políticos está en evitar que se produzcan acontecimientos como los que se han visto aquí. Y ha aseverado: "Si se hubiese actuado cumpliendo la ley no hubiésemos visto esas imágenes ni otras imágenes parecidas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook