11 de abril de 2020
11.04.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Crisis del coronavirus: La Policía repartirá diez millones de mascarillas para el transporte público

Los agentes las facilitarán en estaciones de tren, metro o autobús a partir del lunes, cuando retoman su actividad los sectores económicos "no esenciales" paralizados durante las últimas dos semanas

11.04.2020 | 16:44
Crisis del coronavirus: La Policía repartirá diez millones de mascarillas para el transporte público

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este sábado en rueda de prensa telemática que serán los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las policías locales, las municipales y los miembros de Protección Civil los que repartirán a partir del próximo lunes las mascarillas cuyo uso es recomendable para los ciudadanos que no tengan más remedio que salir a la calle para ir a trabajar y tengan que hacerlo en transporte público. En total se repartirán 10 millones de mascarillas.

Sigue aquí la última hora de la crisis del coronavirus



Así lo ha apuntado el ministro del Interior tras la intervención de su compañero de Sanidad, Salvador Illa, sobre las circunstancias que rodearán la vuelta a la actividad el próximo lunes de los trabajadores de aquellos servicios no esenciales.

Serán también los agentes -que se movilizarán junto a los interinos, según el ministro- los que vigilen que entre los ciudadanos que utilicen el transporte público cumplen con la distancia de seguridad que recomiendan las autoridades necesarias.

"El reparto de mascarillas es solo un apoyo de las medidas de protección de la salud", según Marlaska, que ha advertido que la etapa que empieza el lunes no supone una relajación de las medidas de limitación de movimientos que se establecen en el artículo 7 del Real Decreto de Estado de Alarma.

"No se va a producir relajación de medidas tras la vuelta al trabajo de los no esenciales, seguimos en fase de confinamiento,y todos tenemos que tenerlo claro, no hemos empezado desescalada", ha insistido.

Integrarán el sistema de reparto de mascarillas, entre agentes y personal de Protección Civil casi 350.000 personas, que actuarán los próximos lunes y martes y también el miércoles en aquellas comunidades en las que el lunes es festivo.

Mascarillas "higiénicas"

Respecto a la mascarilla, Illa ha propuesto usar, cuando esté disponible, una de tipo higiénico para aquellos casos en los que no se pueda cumplir la distancia interpersonal que, según Illa, "son casos muy tasados".

Se trata de una nueva categoría de mascarilla, diferente a la quirúrgica, para la que España ya ha definido las condiciones técnicas que debe cumplir.

Vídeo: ATLAS

Su uso no es obligatorio, es recomendable para los casos citados, ha dejado claro el ministro, quien ha precisado que actualmente "nos encontramos en evidente proceso de ralentización de la epidemia" y cada vez más cerca de doblar el pulso al virus y doblegarlo de forma definitiva, ha dicho.

Illa recalca que sigue el confinamiento

Además, Illa ha recalcado este sábado que el confinamiento seguirá activo el próximo lunes pese a la reactivación de parte de la actividad económica, por lo que ha llamado a mantener las medidas de distanciamento social y ha aconsejado el teletrabajo.

El ministro ha recalcado que no debe ir a trabajar quien presente síntomas, por leves que sean, y ha llamado a seguir "tres prioridades": mantener la distancia mínima de un metro, el lavado de las manos y la "máxima" higiene en los espacios públicos y privados.

Además, tras las recomendaciones anunciadas el viernes, Illa ha asegurado este sábado que las personas "vulnerables" al Covid-19, como embarazadas o aquellas que padezcan enfermedades cardiovasculares o pulmonares crónicas o diabetes, no deberían acudir al trabajo, solicitando la correspondiente baja médica.

Illa ha recalcado que el confinamiento seguirá activo el próximo lunes pese a la reactivación de parte de la actividad económica, por lo que ha llamado a mantener las medidas de distanciamiento social y ha aconsejado el teletrabajo.

Cooperación Policía - seguridad privada

Además de los agentes de la Policía Nacional, vigilantes de seguridad privada serán los encargados de velar por el mantenimiento de las distancias mínimas entre los viajeros el transporte público. 

Así consta en las directrices que la Dirección General de la Policía ha enviado a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana y a las Jefaturas Superiores de Policía ante la reanudación, la próxima semana, de la actividad económica no esencial. "Los vigilantes de seguridad velarán por la distribución y separación conveniente entre los viajeros en los accesos, andenes e interior de los medios de transporte referidos", señalan las directrices, recogidas por Europa Press.

Vídeo: ATLAS

Según las directrices concretas, lo que requerirá la nueva situación es "evitar aglomeraciones en las estaciones de trenes y terminales de autobuses, esencialmente en las de cercanías de trayectos interurbanos", "asegurar el adecuado flujo de viajeros tanto en los andenes como en los vagones y autobuses", "cumplir con las medidas de salud pública, con el necesario distanciamiento de seguridad interpersonal" y "cumplir con la limitación de la circulación de las personas".

Casi un millón de test rápidos

Para seguir combatiendo la pandemia, el Gobierno ha anunciado también que está distribuyendo entre las comunidades autónomas 979.200 test rápidos, que se unen a la partida de más de un millón que ya se distribuyó en las últimas jornadas.

También las empresas madrileñas Hersill y Escribano Mechanical & Engineering entregarán este sábado 94 respiradores a varias comunidades autónomas (CCAA), tras aumentar su producción, con el objetivo de cubrir la necesidad de estos aparatos para el tratamiento de pacientes afectados.

Algunos de ellos irán a parar a Cataluña, donde el departamento de Justicia de la Generalitat levantará un hospital de campaña en la cárcel de Quatre Camins (Barcelona), después de que se haya elevado a 22 el número de presos contagiados en el mismo módulo, y que actuará como una extensión del centro hospitalario penitenciario de Terrassa.

Una noticia que contrasta con la del cierre definitivo del hospital de campaña que el ayuntamiento de Leganés (Madrid) había habilitado en el Pabellón Carlos Sastre del municipio para paliar la presión asistencial de las urgencias del Severo Ochoa, al quedarse por fin sin ningún paciente ingresado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook