22 de abril de 2020
22.04.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Sánchez anuncia una desescalada "lenta" con posibles "pasos atrás"

El Congreso aprueba la prórroga del estado de alarma con los votos en contra de Vox, JxCat y la CUP | El presidente pide "cautela" y sitúa en la segunda mitad de mayo el inicio de la "nueva normalidad"

22.04.2020 | 07:41
Sánchez anuncia una desescalada "lenta" con posibles "pasos atrás"
Sánchez anuncia una desescalada "lenta" con posibles "pasos atrás"

Muy castigado desde el punto de vista político tras su brusca rectificación sobre la forma en que los menores volverán a salir a la calle, Pedro Sánchez ha dibujado este miércoles en el Congreso un escenario de moderado optimismo. Durante el áspero debate para solicitar al Parlamento la autorización para prorrogar 15 días más el estado de alarma frente al coronavirus (un visto bueno que ha logrado pese a los votos en contra de Vox, JxCat y la CUP),el presidente del Gobierno ha anunciado que la desescalada, cuyo primer paso son los paseos de los niños, será "lenta". Según cómo evolucionen los datos de la pandemia puede haber "pasos atrás", ha dicho el líder socialista, situando en la segunda mitad de mayo el inicio de la "nueva normalidad".

En una vertiente más política, Sánchez se ha referido a la llamada "mesa de reconstrucción" frente a la crisis del coronavirus, que al final, atendiendo a las peticiones del PP, será una comisión en el Congreso de los Diputados. El presidente que quiere que este organismo se ponga en marcha "cuanto antes", ha hecho aquí un anuncio relevante, al defender que este enfoque de "unidad" en la respuesta también se extienda a las comunidades y los ayuntamientos. La iniciativa pretende meter presión al PP, que gobierna en varias autonomías (Andalucía, Madrid, Castilla y León, Galicia y Murcia) y mira con recelo lo que el presidente ha llegado en llamar los "nuevos Pactos de la Moncloa". El agrio debate vivido en el Congreso no invita a apostar fuerte por un pacto de consenso entre todas las fuerzas, pero el Ejecutivo piensa que si el PSOE está dispuesto a firmarlos en los territorios, los conservadores también deberían hacer lo mismo a nivel de todo el Estado.

"¿Apoya usted una propuesta de reconstrucción, donde gobierna el PSOE y donde gobiernan otras fuerzas políticas? Contésteme con un sí o un no", le ha preguntado Sánchez en la réplica a Casado (sin obtener respuesta), durante una intervención en la que también ha apostado por reactivar el diálogo político con la Generalitat. El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, le había pedido horas antes un gesto de este tipo, para que la mesa de diálogo entre el Ejecutivo central y el Govern, que socialistas y republicanos pactaron a cambio de la abstención de estos en la investidura de Sánchez, se volviera a reunir, como muy tarde, en junio. Y Sánchez ha contestado: "Estoy dispuesto a recoger el guante. No está en el ánimo del Gobierno postergar problemas. Tenemos la voluntad de retomar el diálogo cuando las condiciones sean las adecuadas y sea entendible para la ciudadanía catalana y el conjunto de la española".

Sánchez asegura que la fase de desescalada comenzará en la segunda quincena de mayo. Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

"Es la primera vez que pido la prórroga del estado de alarma con un escenario prudentemente optimista, vislumbrando cómo podría ser la vida una vez superada la fase aguda de la crisis. Podemos empezar a diseñar la desescalada. Tenemos que ser extremadamente cautelosos en esta fase. Cualquier optimismo debe ir acompañado de la imprescindible prudencia. Las reglas del confinamiento variarán para ajustarse a los nuevos escenarios. La desescalada será lenta y gradual", ha dicho en su discurso inicial el jefe del Ejecutivo, que ha pasado entonces a referirse a las salidas de la infancia.

Esta medida, reclamada por las comunidades autónomas y padres, después de que España haya sido durante este mes y medio desde que se decretó el confinamiento general el país más estricto en cuanto a la posibilidad de que los niños salgan a la calle, fue adoptada por el Gobierno a través de mensajes contradictorios. Todos los grupos, salvo el PSOE y Unidas Podemos, han arremetido contra la forma en la que el Gobierno comunicó la decisión, dentro de un pleno en la que las críticas a Sánchez han sido constantes.

Sánchez le espeta a Casado que se dirija a su bancada para hablar de policía patriótica. Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EFE

Primero, tras el Consejo de Ministros, la portavoz, María Jesús Montero, anunció el martes que los menores solo podrían dejar sus domicilios a partir del lunes de la semana que viene para acompañar a sus progenitores o cuidadores a realizar la compra, pese al riesgo que eso implicaba, ya que los supermercados (cerrados y repletos de personas y objetos) son lugares donde el contagio es más probable que los espacios abiertos. Tras las críticas de toda la oposición, a la izquierda y la derecha del Ejecutivo, y también de parte de los propios ministros (sobre todo los de Podemos, pero no solo), el ministro de Sanidad, Salvador Illa, compareció cinco horas después para rectificar. Los niños podrían dar "paseos" desde el domingo, explicó sin dar más detalles, remitiéndose a que las concreciones se comunicarán a lo largo de los próximos días.

El mensaje de las oenegés

Sánchez se ha referido a las salidas de los menores como un "pequeño alivio", una expresión que ya empleó el sábado pasado, cuando anunció la medida sin aclarar cómo se iba a aplicar. "Pero este pequeño alivio no altera lo más importante: la regla del confinamiento general, que continúa en vigor", ha subrayado. Después, en la réplica, el presidente ha atribuido al cambio de criterio no a la presión de la oposición, ni a la división en el Gobierno, sino a los mensajes que recibió por parte de las organizaciones que se dedican a las necesidades de los menores. "Este es un Gobierno que apuesta por el consenso, que escucha, y si hay oenegés que trabajan con la infancia y nos piden que demos un paso más, lo que hace el Gobierno es forjar ese acuerdo. (...) Lo que el Gobierno quiere es que los niños salgan cuanto antes, pero hacerlo con las máximas garantías. Pecamos de prudencia, sí, lo reconozco. Pero escuchamos y acordamos", se ha defendido el líder socialista, avisando de que, en un contexto tan cambiante como el actual, sin ningún precedente al que agarrarse, "habrá más rectificaciones en los próximos meses".

"Este real decreto de prórroga es diferente a los anteriores. Va a permitir empezar a desescalar. Lo que propone el Gobierno habilita al Ministerio de Sanidad a modificar, ampliar o restringir las actividades permitidas. Vamos a dar pasos adelante y hacia atrás en los distintos territorios", ha explicado Sánchez, que no tendrá problemas en recibir el apoyo del Congreso a la prórroga del estado de alarma.

Pero eso no significa que la oposición haya ahorrado en críticas. El brusco cambio de parecer ha dado munición a la oposición, que ya ha criticado con dureza la compra de material sanitario defectuoso, la confusión en torno al decreto de paralización de la economía (una medida ya dejada atrás), las rectificaciones sobre la renta mínima y el presunto "lapsus" del jefe de Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, que señaló, en una declaraciones después corregidas, que estaba trabajando para "minimizar el clima contrario a la gestión de la crisis por parte del Gobierno". Todas estas polémicas han estado presentes durante el Pleno del Congreso.

Casado apoya con duras críticas

El PP volverá a apoyar la prórroga, como todas las anteriores, pero su líder, Pablo Casado, se ha mostrado muy duro. Primero, ha pedido un minuto de silencio "en honor de las 22.000 víctimas mortales por el coronavirus en España". Entre ellos, su tío, que falleció el martes. "No es de recibo que una nación que se respeta a sí misma no sea capaz ni siquiera de contar a sus muertos", ha señalado, en referencia a los recientes cambios metodológicos a la hora de calcular los decesos por el virus.

"¿Cómo es posible que haya 700 víctimas mortales en Portugal y nosotros tengamos 22.000?", se ha preguntado el líder conservador, antes de argumentar que si se hubieran tomado las medidas de confinamiento "una semana antes", se hubieran "evitado" más del 60% de los contagios. Casado, en cualquier caso, no pidió decretar el estado de alarma con esa antelación. "No diga que han pecado de prudencia, han pecado de incompetencia. Con nuestros hijos no se juega. Con nuestra salud, tampoco", ha señalado el líder conservador.


El año 2019 fue el más cálido de la historia en Europa . Agencia ATLAS | Foto: EFE.

Aún más duro ha sido Santiago Abascal. "Paguen las nóminas y váyanse", ha terminado diciendo el líder de Vox, que no apoyará la prórroga. "Sin test, ya nadie se cree los datos del Gobierno. Los fallecimientos son muchos más", ha argumentado el dirigente ultra, que ha acusado al Gobierno de ser "incapaz de acabar con este masivo arresto domiciliario" y ha incidido en la monitorización de las redes sociales, frente a los bulos sobre el virus y la gestión de la pandemia, para preguntarse: "¿Van a prohibir el ejercicio del derecho de la oposición?".

Los socios también atacan

El respiro tampoco le ha llegado a Sánchez de los socios tradicionales del Gobierno, como ERC. "Nos volvemos a abstener. Una abstención más cercana a 'no' que nunca", ha anunciado Rufián. Su socio en el Govern de Cataluña, JxCat, votará en contra. Rufián ha pasado a detallar los presuntos "tres errores" del Ejecutivo frente al virus. Primero, no mantener la paralización de los sectores no esenciales de la economía, porque "no se entiende que no se pueda ir a un velatorio pero sí se pueda ir en metro a trabajar". Segundo, el "oportunismo recentralizador", dado que el estado de alarma conlleva el mando único del Ministerio de Sanidad. Y tercero, los errores de comunicación, con especial incidencia en las polémicas palabras del general Santiago. "Dan pavor", ha dicho.


ERC se abstendrá de nuevo, pero asegura que está "más cerca del 'no' que nunca". Vídeo: Agencia ATLAS. Foto: EFE

El portavoz republicano también ha cargado, sin nombrarlo, contra el 'conseller' de Interior, el posconvergente Miquel Buch, por su enfado ante el número de mascarillas enviadas por el Gobierno a Cataluña: 1.714.000, cifra que el dirigente de la Generalitat ligó a la fecha del asalto de Barcelona por parte de las tropas de Felipe V. Para Rufián, Buch, con su "numerología conspiranoica", se comportó como un "fanático".

Desde Junts per Catalunya (JxCat), Laura Borràs, que en esta ocasión si ha intervenido en el hemiciclo, ha desplegado un discurso de ataque al Gobierno con una severidad similar a la del PP y sin mano tendida ni autocrítica por la gestión de la Generalitat, informa Fidel Masreal. "Se les ha acabado el crédito, otro estado de alarma es posible, con coordinación, descentralización, devolviendo las competencias y con un plan de desconfinamiento elaborado por expertos, necesitamos ofrecer garantías", ha asegurado Borràs. Ante lo que ha calificado de "155 sanitario, policial y digital, ineficiente e ineficaz", la posconvergente ha pedido un "Gobierno con estrategia".

El nuevo tono de Cs y la relajación del PNV

Un tono distinto ha empleado Ciudadanos, que desde que estalló está crisis está reorientando su discurso, dejando atrás su beligerancia frente al Gobierno de coalición y tendiendo la mano en aras de la unidad en una situación tan excepcional. "Vayamos juntos", ha dicho el portavoz naranja, Edmundo Bal, que apoyará la prórroga. Los liberales, eso sí, critican como el resto de información la escasa de información y la falta de voluntad de acuerdos por parte del Ejecutivo. "Lo ha hecho bastante mal. Usted se niega a admitir ningún error. Pero estamos a su lado, para ayudarle a que no los vuelva a cometer", ha añadido Bal.

El otro aliado tradicional del Gobierno, el PNV, también ha empleado un tono conciliador. Pero su portavoz, Aitor Esteban, ha evidenciado que los dos principales aliados de Sánchez van en direcciones opuestas: mientras ERC pide endurecer el confinamiento, los nacionalistas vascos abogan por suavizarlo. "Tenemos que pensar ya en cómo se van a relajar las medidas en las próximas semanas", ha dicho Esteban, defendiendo "autorizar la actividad física en la calle y la reapertura de pequeños negocios". El PNV votará a favor de la prórroga de la alarma, como ha hecho hasta ahora, pero su portavoz ha advertido de que si no se permite que las autonomías puedan aplicar a corto plazo sus propias decisiones frente a la pandemia, la próxima vez que el Ejecutivo pida extender las excepcionales medidas otros 15 días, los nacionalistas vascos no lo respaldarán.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook