04 de junio de 2020
04.06.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Moncloa rectifica a Turismo y dice que no está decidido cuándo se abren las fronteras

Tras el anuncio de Maroto de abrir el 22 de junio fronteras con Portugal y Francia, Moncloa desdice a la ministra | Alemania aún recomienda no viajar pero González Laya afirma que es algo "acordado"

04.06.2020 | 11:45
Varias personas, en un aeropuerto.

Caos en el Gobierno por la apertura de fronteras internacionales. Después de que Reyes Maroto anunciase este jueves por la mañana que a partir del 22 de junio se levantarían los controles fronterizos con Francia y Portugal, Moncloa ha sacado una "nota aclaratoria" en la que asegura que la movilidad exterior "podrá prorrogarse" más allá del estado de alarma. Fuentes de Moncloa aclaran que esta fecha es "tentativa", pero no definitiva después de que el ministro de Exteriores portugués aclarase que esta decisión le compete a su Gobierno y no a España.

El coronavirus paralizó en seco esta actividad en medio mundo a partir de mediados del mes de marzo. Dos meses y medio después, la carrera para reactivar el turismo ha comenzado. A la presión de los países mediterráneos como Grecia o Italia por hacerse con los pocos visitantes que planearán sus vacaciones fuera de sus fronteras este verano se suma España. El segundo país que más turistas recibe del mundo no tiene intención de quedarse rezagado y ceder su título.

España había fijado el 1 de julio como el día oficial en que se dará la bienvenida al turismo extranjero, pero el devenir de la política –con la caída del estado de alarma— y la presión de los países competidores y del sector abren un nuevo escenario en el que cualquier región podría empezar a recibir turistas "antes", a partir del 22 de junio. si lo hace bajo las condiciones de seguridad establecidas. Así lo aseguró el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en varias ocasiones esta semana. Los primeros que cumplirán con esa condición serán las islas, Canarias y Baleares, según anunció Maroto, quien confirmó este jueves que la última quincena de junio el turoperador TUI llevará a Baleares 6.000 turistas alemanes para realizar una experiencia piloto en la isla.

No obstante, en el seno del ministerio siempre se mantuvo que las primeras fronteras en abrirse a la movilidad internacional serían las terrestres. Es el caso de Francia y Portugal, y así lo han reclamado en varias ocasiones los presidente regionales de Galicia y Extremadura. La ministra Maroto anunció este jueves que estas 'puertas' se abrirían el 21 de junio, pero una nota de Moncloa rectificó a la titular de Turismo minutos después, coincidiendo con las declaraciones del ministro de Exteriores portugués, Augusto Santos Silva, declaró "sorpresa" tras el anuncio de España porque "es Portugal la que decide si abre o no sus fronteras", según recoge la agencia Lusa.

El objetivo del Gobierno es abrir las fronteras cuanto antes, pero en la decisión no depende solo el jefe del Ejecutivo o del ministerio de Industria y sus planes por reactivar el sector, sino Sanidad --que debe aprobar los criterios bajo los que se debe realizar esta apertura de forma seguria-- y Exteriores que debe acordar con los países a los que se abrirían estas fronteras.

Además, el Ejecutivo siempre ha sostenido –en palabras de los ministros Ábalos e Illa— que las cuarentenas se mantendrían mientras estén prohibidos los desplazamientos dentro de España, y Sánchez ya ha anunciado que el 21 de junio se podrá volver a viajar por todo el país. La norma actual, publicada en el BOE, solo es eficaz "durante la vigencia del estado de alarma".

Pero hay quien se ha adelantado ya. Italia, el primer país europeo afectado por el covid-19, decidió ayer abrir sus fronteras; Bélgica prevé hacer lo propio el 15 de junio, fecha hasta la que llega la recomendación de la Unión Europea a los estados miembros de mantener cerradas las fronteras del espacio Schengen, por lo que empieza la cuenta atrás de reaperturas. Entre ellas, la de países competidores como Grecia, Portugal o Croacia, que tantean la posibilidad de abrir el 15 de junio, aunque con matices, con el objeto de ser los primeros del pelotón.

La capacidad de atracción de España, con 20,1 millones de turistas en verano, no es comparable con la de sus competidores. Pero tampoco es previsible que viaje el mismo número de personas que el año pasado debido al miedo al contagio, la menor predisposición al gasto de las familias y el arranque tardío de la apertura. "No creo que este verano estemos en disposición de una recuperación rápida", explicaba el presidente de la compañía de reservas Amadeus, Luis Maroto, en un seminario organizado por la Asociación Española de Directivos. "Ni de broma se registrarán los niveles de afluencia del año pasado", coincidía hace unos días el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda.

Precisamente, la situación extraordinaria hace que, con todos los países mediterráneos en la línea de salida, el primero en avanzar puede ganar el primer maratón, con independencia de su currículum previo. Empresarios y comunidades autónomas han insistido esta semana en adelantar la reapertura. Uno de los últimos ha sido el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien advertía este lunes al Gobierno que países como Grecia, Italia y Portugal se podían "quedar con los turistas" este verano. En la misma línea que el presidente de Pimec, Josep González, que aseguraba este martes que esperar a julio podría resultar "demasiado tarde".

"Rutas seguras"

El plan del Ejecutivo pasa por establecer una apertura "gradual, coordinada y no discriminatoria" al compás de la Unión Europea. "Hay que evitar que cada Estado decida unilateralmente que es un destino seguro", insistía el martes Reyes Maroto. La intención es establecer pasillos turísticos con ciudadanos y zonas seguras que se encuentren en la misma situación epidemiológica. "También estudiamos implementar rutas seguras con terceros países siempre que se encuentren en el mismo nivel epidemiológico que nosotros y generemos reciprocidad", añadió ayer la ministra.

Gloria Guevara, presidenta del lobi turístico World Travel & Tourism Council, considera fundamental que los gobiernos "trabajen entre ellos para lograr una reapertura coordinada". La aplicación de protocolos es, según Guevara, un elemento primordial para recuperar la confianza del viajero y evitar diferencias entre países: "Debe ser estándar en cualquier parte del mundo". En este sentido, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, anunció ayer la "próxima" aprobación de una norma que fije los protocolos de higiene y prevención a seguir por el sector aéreo para garantizar la seguridad ante el virus en los vuelos. Unas medidas que "deberán seguir tanto los aeropuertos como las aerolíneas y los viajeros" a fin de "mitigar los contagios y garantizar vuelos y viajes seguros".

El Gobierno ha elaborado una serie de guías que deberán seguir todos los hoteles, piscinas o restaurantes para garantizar que son seguros. Pues además de cuándo se puede viajar, el cómo será una de las claves que decidirá el destino de los turistas y España siempre ha sido garantía de seguridad. "Durante la crisis, el consumidor se ha dado cuenta de que la información es clave para su elección. Nos van a exigir más flexibilidad y variedad de servicios", apuntó el presidente de Radisson Hotel Group, Federico J. González Tejera.

Alemania aún recomienda no viajar

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, ha anunciado que Alemania levantará el 15 de junio las alertas de viaje para 29 países europeos, entre ellos todos los de la UE a excepción de España, aunque según la jefa de la diplomacia española, Arancha González-Laya, se trata de un movimiento "acordado". Alemania es el segundo emisor de turistas hacia España, con 11 millones de viajeros en 2019, solo por detrás de los 18 millones que procedieron del Reino Unido y en un nivel similar al de Francia.




Austria, que también suaviza las condiciones a sus países vecinos menos a Italia, mantiene la exigencia de 14 días de cuarentena o un test negativo para los que llegan de España. "Vamos en la dirección correcta y nuestro objetivo es restablecer la total libertad de viaje. Cuándo eso será posible con España, no lo puedo decir en este momento", ha afirmado el ministro austríaco de Exteriores, Alexander Schallenberg.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído