29 de octubre de 2020
29.10.2020
La Opinión de Málaga
Crisis del coronavirus

Cataluña confina sus municipios los fines de semana

Entre las medidas se incluye el cese de la actividad de teatros, cines y deportes no profesionales

29.10.2020 | 11:20
Cataluña confina sus municipios los fines de semana
Cataluña confina sus municipios los fines de semana

El Govern de la Generalitat ha acordado el cierre perimetral de Cataluña durante 15 días y, además, durante este periodo de tiempo los municipios permanecerán cerrados los fines de semana, a lo que se suma el cese de la actividad de teatros, cines y deportes no profesionales, así como de actividades extraescolares.

Las medidas acordadas por el Procicat y el Ejecutivo autonómico incluyen la prórroga del cierre al público de bares y restaurantes, y sólo podrán abrir los comercios de menos de 800 metros cuadrados, por lo que deberán cerrar los centros comerciales, mientras las escuelas permanecerán abiertas y se recomienda el teletrabajo.

El Govern, en un consejo ejecutivo extraordinario, ha aprobado este jueves también las ayudas "necesarias" para los diversos sectores económicos afectados, así como para hacer frente a la emergencia social, con unos 200 millones de euros, según ha dicho en rueda de prensa el vicepresidente, Pere Aragonès.

"Los datos (de la pandemia) no son buenos y la situación es grave y crítica, con 2.387 personas ingresadas en los hospitales, de las que 434 están en la UCI", ha justificado Aragonès, que ha añadido que lo que se pretende con estas medidas es "un parón social" para conseguir reducir estas cifras.

El Govern ha anunciado el cierre perimetral de Cataluña, por lo que se restringe la entrada y salida de la comunidad, exceptuando los movimientos justificados, para ir a un centro sanitario, al colegio o universidad o cuidar a personas dependientes. El cierre perimetral durante los fines de semana de los municipios comenzará a las 06:00 horas de la mañana del viernes y hasta la misma hora del lunes siguiente.

No obstante, se permitirán los desplazamientos dentro de la misma comarca si son para visitar los cementerios, coincidiendo el fin de semana del 31 de octubre y 1 de noviembre con Todos los Santos, y también para actividades deportivas al aire libre en municipios colindantes y a las personas presas que tengan permisos penitenciarios.

La estrategia de los desplazamientos se debe basar en las denominadas "burbujas" o grupos de personas que conviven en una casa y las que dan apoyo para prevenir las consecuencias negativas que puede suponer el aislamiento social, por lo que las reuniones y encuentros familiares se prohíben si no se trata del grupo de convivencia o de la actividad laboral.

Se cierran todos los centros y recintos comerciales, excepto los de primera necesidad, alimentación e higiene, mientras podrán abrir los que tengan una superficie igual o inferior a 800 metros cuadrados con el 30% del aforo. No hay límite de superficie para los establecimientos de alimentación, bebidas, productos higiénicos y primera necesidad, farmacias, ortopedias, ópticas, concesionarios, jardinería y peluquerías. Los actos religiosos, ya sean ceremonias de boda o de entierro, no podrán superar el 30% del aforo.

Se recomienda a las empresas facilitar el teletrabajo, para limitar al máximo la movilidad, adaptando incluso los horarios de entrada y salida, excepto cuando es imposible o cuando no se tienen los medios para hacer teletrabajo.

En el ámbito educativo, se reduce la asistencia presencial en las enseñanzas no obligatorias, esencialmente en bachillerato y formación profesional de grado medio y superior, y se deberá hacer de forma telemática, excepto cuando no sea posible, para prácticas y evaluaciones.

Por su parte, la consellera de Salud, Alba Vergés, ha asegurado que, si no se consigue este "parón social", en quince días habrá ingresadas en las UCI de los hospitales catalanes 900 personas afectadas por la Covid-19, igual que en el mes de marzo, y en un mes, 1.500.

Contagios al alza

El crecimiento de la epidemia de COVID-19 en Cataluña sigue al alza, con 5.761 nuevos casos más notificados y 78 fallecidos en un día, aunque desciende tímidamente la velocidad de reproducción de la enfermedad (Rt), que ha pasado de 1,38 de ayer a 1,34 de este jueves.

El índice de crecimiento potencial o riesgo de rebrote (EPG) ha disminuido muy poco con respecto a ayer (840) y hoy se sitúa en 838.

La tensión en los hospitales tampoco mejora y siguen produciéndose nuevos ingresos, 182 en toda Cataluña, con un total de 2.387 pacientes, y 78 personas más están en las UCI (434 en total).

Las restricciones adoptadas hace doce días, como los cierres de bares, restaurantes y centros de estética, apenas están teniendo efecto, por el momento, en la evolución de los datos de contagios.

Según los datos epidemiológicos actualizados este jueves por el Departamento de Salud, en las últimas 24 horas se han contabilizado 5.761 nuevos contagios y 78 fallecimientos más que ayer.

En los hospitales, hay un total de 2.387 pacientes (182 más que ayer) con COVID-19, de los que 434 están en la UCI (36 más).

La incidencia acumulada de casos en los últimos 14 días (IA14) es de 654,64 por cada 100.000 habitantes, 20,2 casos más que la víspera, y más del doble del que había a principios de octubre.

El riesgo de rebrote (EPG), que mide el índice de crecimiento potencial de la epidemia, se ha situado en 838, sólo dos puntos menos que ayer, pero casi el doble que el máximo en la primera ola, que fue de 454 el 20 de marzo -se considera riesgo alto a partir de 100-.

El indicador epidemiológico que indica mejor que la epidemia puede empezar a retraerse es la disminución de la velocidad de reproducción de la enfermedad (Rt), que ha bajado 4 décimas y se ha situado en 1,34, es decir, que cada 100 infectados contagian a 134, en vez de los 138 que contagiaban ayer.

Pese a esta escasa mejoría, en la última semana, del 19 al 25 de octubre, han ingresado en la UCI 357 personas, más del doble que la semana del 5 al 11 de octubre, mientras que también se ha más que duplicado el número de fallecidos en una semana (214) con respecto a principios de este mes, lo que ha situado la mortandad de la enfermedad en números similares a los que se registraban en la segunda semana de mayo.

Desde el inicio de la pandemia, han fallecido en Cataluña 13.974 personas, 78 de ellas notificadas las últimas 24 horas, y el número total de contagiados asciende a 250.733, de los que 5.761 han sido diagnosticados desde ayer.

En la ciudad de Barcelona, el EPG ha bajado por tercer día consecutivo y se ha situado en 663, sólo dos puntos menos que ayer, con una velocidad de transmisión del virus (Rt) de 1,18, cuando ayer era de 1,22, y una incidencia acumulada en los últimos 14 días (IA14) de 567,15.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook