La vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido su sorpresa por "una declaración un tanto extraña" de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, sobre sus discrepancias acerca de la prohibición del corte de suministros, y ha esgrimido que el refuerzo de la protección "no depende solo" de establecer en un decreto ley la prohibición del corte de suministros.

"Me pilló por sorpresa una declaración un poco extraña, pero no le doy importancia", ha asegurado, en declaraciones a los medios de comunicación a su llegada al Pleno del Congreso para asistir a la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para informar de la aplicación del estado de alarma y dar cuenta de los últimos consejos europeos.

Ribera ha asegurado que hay "plena convicción por parte del conjunto de integrantes del Gobierno" sobre la "necesidad de reforzar todos los mecanismos para que los consumidores vulnerables estén tranquilos", pero ha esgrimido que el fortalecimiento de estos mecanismos "no depende solo de incorporar en un decreto ley la prohibición de cortes", sino que "requiere un trabajo serio de comunidades autónomas y ayuntamientos".

En este sentido, ha señalado que son las entidades locales las responsables del suministro de agua y que "las necesidades de confort térmico son medidas que tienen que ver con políticas sociales".

Respecto a cuándo se aprobarán estas medidas para garantizar los suministros básicos a personas con más dificultades, Ribera ha evitado comprometer si será antes de acabar el año. "Eso dependerá de cuál sea la iniciativa y de los plazos que se manejen en ese decreto", ha dicho.

Todo ello después de que la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, avanzara en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que el Gobierno aprobaría la prohibición de cortes de suministros, incluso a consumidores no acogidos al bono social, y que horas después Unidas Podemos rechazara la existencia de un acuerdo para ello.

La propia Montero había comentado que el Departamento que dirige Ribera pretendía incluir en un decreto la garantía de que "ningún consumidor vulnerable va a tener problemas con el corte de suministro". Posteriormente, Unidas Podemos criticó que no había compartido su propuesta "con el resto de carteras" implicadas y que, en todo caso, "no es suficientemente efectivo".

Desde Unidas Podemos habían criticado la "negativa reiterada" de Transición Ecológica para recuperar la prohibición de corte de todo suministro básico aprobada para los primeros meses de la pandemia y defendían como "imprescindible" que las grandes empresas energéticas "arrimen el hombro" y se "corresponsabilicen" de la garantía de suministros.

En esta misma rueda de prensa, Montero señaló que lo lógico y lo normal era que los debates internos en el seno del Gobierno "se desarrollen en ese entorno" y que las decisiones deben comunicarse "posteriormente". "Así es como habitualmente nos conducimos la mayoría de los miembros del Consejo de Ministros", aseveró.

Ione Belarra desmiente a Ribera

Ademas, este miércoles, la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, ha desmentido a Teresa Ribera. "Nosotros llevamos tiempo trabajando para que la prohibición de los cortes de suministros sea una realidad en nuestro país. Tratamos de incluirlo en el decreto pero no fue posible y pensamos que ahora la prohibición de los cortes de suministros tiene que ir incluida en la prohibición de los desahucios", ha sostenido Belarra.

En esta línea, la secretaria de Estado ha asegurado que no concibe que pueda haber un "incumplimiento del acuerdo de Gobierno" por ninguna de las partes. "El mismo dice muy claramente que tenemos que prohibir los cortes de suministro a personas en una situación vulnerable", ha recordado.

Así, la dirigente de Podemos se ha mostrado confiada en que esa medida, que debe ser "estructural", pueda salir adelante en el Consejo de Ministros del próximo martes o, a más tardar, en las próximas semanas.