El juzgado de vigilancia número 1 de Barcelona ha acordado mantener de momento el régimen de semilibertad que la Generalitat concedió a la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell en vísperas de la campaña electoral del 14F, cuya suspensión pedía la Fiscalía.

En un auto, el juez del que depende el control de las cárceles donde cumplen condena Bassa y Forcadell ha rechazado la petición de la Fiscalía para que se les suspendiera el tercer grado, mientras resuelve el recurso que el Ministerio Público presentó contra su clasificación penitenciaria. 

Este mismo juzgado ya desestimó suspender el tercer grado a Bassa y Forcadell cuando la Generalitat se lo concedió por primera vez el pasado mes de julio -y, de hecho, lo acabó avalando- aunque el Supremo, que tiene la última palabra en la materia, se lo revocó el pasado mes de diciembre junto al del resto de líderes independentistas presos.

    De esa forma, Bassa y Forcadell pudieron seguir disfrutando del tercer grado durante cerca de cinco meses, a diferencia del resto de los políticos presos: en su caso, el juzgado del que depende el control de la cárcel de Lledoners lo suspendió a los quince días de que salieran en semilibertad.

    El pasado 28 de febrero, la Generalitat volvió a conceder el tercer grado que el Supremo revocó en diciembre a los políticos presos, lo que les permitió participar en la campaña del 14F, aunque la Fiscalía lo recurrió al día siguiente de las elecciones alegando que se estaba "vaciando de contenido" la condena del procés.

    En su auto, el juez de vigilancia sostiene que no procede suspender la semilibertad de Bassa y Forcadell, porque ello podría "afectar a una restricción de derechos", al dar lugar al "inmediato reingreso penitenciario" de las internas cuando todavía no se ha resuelto sobre el fondo del recurso de la Fiscalía.

    El juzgado recuerda que, en todo caso, el recurso del ministerio público podría tener efectos suspensivos cuando se presente ante el Supremo, que como tribunal sentenciador tiene en sus manos la decisión última sobre la clasificación de los presos del procés.

    En su resolución, el juez remarca además que el auto del pasado 22 de julio en que el Supremo se declaró competente para resolver sobre la flexibilización penitenciaria de los presos del procés -a través del artículo 100.2- no efectuaba ninguna nueva "interpretación o reformulación" sobre las condiciones para acordar la suspensión de una clasificación.

    La Fiscalía ha recurrido también el tercer grado del exvicepresidente Oriol Junqueras, los exconsellers Joaquim Forn, Raül Romeva, Jordi Turull y Josep Rull y los Jordis, aunque el titular del juzgado de vigilancia penitenciaria número 5 de Cataluña, del que depende el control de la cárcel de Lledoners, aún no ha resuelto si suspende cautelarmente su semilibertad.