La Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos, España de Noche, denunció que su sector es «víctima de una judicialización sanitaria», insiste en su reapertura para evitar botellones y reivindica el papel de los cerca de 10.000 establecimientos que han sobrevivido a la crisis del coronavirus y los 100.000 trabajadores, según informó en un comunicado.

La patronal del ocio nocturno recuerda que con todas las restricciones de aforo existentes y el mantenimiento de los protocolos higiénico-sanitarios obligatorios podrían acoger a más de 1,5 millones de clientes cada fin de semana y evitar así botellones o fiestas ilegales.

Al respecto, insiste en que la «intransigencia» del Gobierno central y la falta de reacción de las comunidades autónomas han provocado la repetición de los desórdenes nocturnos en las ciudades desde que se levantó el estado de alarma, y con él, la finalización de los toques de queda en 15 de las comunidades autónomas, excepto en la Comunidad Valenciana y Baleares.

La patronal considera que el sector del ocio nocturno está siendo «víctima de una judicialización sanitaria», con la constante controversia entre los ejecutivos autonómicos y el central sobre las competencias para reactivar la actividad de los locales de ocio.

Para España de Noche, si el Gobierno ha cedido a las regiones las competencias para agarrarse a los mecanismos normativos para hacer frente a la crisis sanitaria, lo tiene que hacer con todas las consecuencias y en todos los ámbitos.

Por ello, la organización reprocha a los propios gobiernos autonómicos, excepto Andalucía, que permite su apertura hasta las 2.