La Plataforma Estatal de Organizaciones de Familiares y Usuarios de residencias reclama el fin de las limitaciones en el acceso a las residencias de mayores, donde aún se soportan restricciones «salvajes, inhumanas e ilegales» a pesar de la vacunación y el fin del estado de alarma. En un comunicado, esta entidad pidió también a la Fiscalía General del Estado y a las Fiscalías Superiores autonómicas que investiguen si se están vulnerando derechos fundamentales y constitucionales en las restricciones marcadas en el acceso a los familiares a los centros geriátricos.

«Las residencias de mayores y dependientes en España viven una situación incongruente, contraria a la lógica». En la mayor parte de las comunidades sólo se permiten tres horas de visitas a la semana de media y, en algunos territorios, incluso una hora, «un régimen similar al de las prisiones», han denunciado los familiares.

Esta situación contrasta con la que se produjo en julio del pasado 2020, cuando había buenos datos de la pandemia pero no se vacunaba y se permitían visitas diarias en función de la evolución de los datos epidemiológicos.

«Alcanzar lo que diferentes administraciones llamaron ‘normalidad’ en la actividad en las residencias se ha convertido en una auténtica entelequia», han considerado las mismas fuentes.

A pesar del éxito en la vacunación masiva en los centros de mayores y personas dependientes, desde febrero pasado los protocolos e instrucciones reguladores de las visitas no han favorecido la apertura definitiva de las residencias y, así, en Andalucía solo se permite una visita semanal de media hora de duración. En Euskadi, Galicia, Madrid y Canarias, tres visitas semanales de una hora, y en Aragón y Castilla y León sí se ha posibilitado hacer visitas diarias, pero «con muchísimas reticencias de las direcciones».