La primera reunión entre la Consejería de Sanidad y el comité de huelga de Atención Primaria por la huelga indefinida de médicos de familia y pediatras que arranca este lunes 21 de noviembre a la que están llamados unos 5.000 profesionales, convocados por el sindicato médico AMYTS, ha finalizado sin acuerdo según ha explicado esta tarde su secretaria general, Ángela Hernández. La portavoz de la organización sindical ha indicado que la situación de la Atención Primaria madrileña es previa a la pandemia y que son los propios compañeros los que piden el paro por la situación que atraviesan.

Indicó que en septiembre de 2020 ya se había convocado un paro en este nivel asistencial que, finalmente, se desconvocó porque se firmaron "unos acuerdos". Sin embargo, añadió, finalmente esos compromisos, como la limitación de pacientes por médicos, no se cumplieron. "Nuestros compañeros nos han trasladado muy firmemente que la Atención Primaria no puede continuar así y las cosas no salen a coste cero, así que no hemos podido hacer otra cosa que agradecer que nos hayan recibido pero por ahora no hay ni un pequeño acercamiento".

Ángela Hernández habló de "responsabilizarse" de una mayor dotación de presupuesto para Primaria, una situación "muy seria" en la que hay 200 pediatras menos que antes de la pandemia y un 20% de especialistas en consultas de Medicina Familiar y Comunitaria sin cubrir. "No hay ningún incentivo, si lo único que hace la Administración es estirar a los profesionales". Añadió que por su parte están abiertos a negociar, pero que no consiguen avanzar "porque sólo les hablan de temas administrativos".

La portavoz de AMYTS dijo que, esta vez, existen unos servicios mínimos que "sí se pueden seguir y admitió que la situación puede ser complicada en algunos centros y, también, su comprensión". Pidió a la ciudadanía que no acudan a los centros de salud si no es por una atención necesaria. Y añadió: "nuestros compañeros nos piden cambios reales, compromisos incumplidos".

Acuerdo en urgencias extrahospitalarias

La noticia se produce tras el acuerdo alcanzado  este jueves entre el sindicato de médicos AMYTS y la Consejería de Sanidad para desconvocar la huelga de urgencias extrahospitalarias que arrancó el pasado 7 de noviembre ha suscitado todo tipo de reacciones este viernes. AMYTS, que también ha convocado una huelga en los centros de salud a partir del lunes 21, admite que el talante de la Consejería es "mucho más positivo" que hace semanas. El acuerdo fija la dotación de médicos en 49 centros de urgencia extrahospitalaria (39 de los antiguos Servicios de Atención Rural -SAR- y diez Servicios de Urgencia de Atención Rural -SUAP-) y, por ahora, deja en el aire qué sucederá con los con los 29 centros restantes donde, inicialmente, porque se negociará en breve en la Mesa Sectorial de Sanidadestarán sólo dotados con enfermera y celador.

Madrid, desencalla, por fin, y al menos en parte, un conflicto que ha convulsionado su sistema sanitario desde hace meses. El comité de huelga de médicos afectados por la reorganización de la urgencia extrahospitalaria en la Comunidad de Madrid y la Consejería de Sanidad alcanzaban a última hora de este jueves un acuerdo que permite la desconvocatoria de la huelga de facultativos, según informaba el Gobierno regional. En una reunión que se prolongó durante más de siete horas, la segunda cita entre ambas partes para abordar la reorganización alcanzaba un consenso sobre la base de la última propuesta, que contemplaba 49 centros de urgencia extrahospitalaria con médico y 29 centros de continuidad de cuidados de enfermería.

El modelo asistencial se negociará en Mesa Sectorial de Sanidad, donde están representados los sindicatos CC.OO., UGT, CSIT Unión Profesional, SATSE y AMYTS, y que "se reunirá a la mayor brevedad posible". El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha explicado que "queda pendiente el desarrollo del resto del modelo" al tiempo que se congratulaba del acuerdo alcanzado con el comité de huelga tras diez días de paros. Añadió que los 80 puntos de atención 24 horas "van a poder funcionar con normalidad"-

Los compromisos contemplan la dotación de médicos para 39 de los antiguos Servicios de Atención Rural (SAR) y diez Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP). El resto de puntos, 29, serán de enfermera y celador. Dentro de los 39 antiguos SAR, once contarán con una plantilla asignada de cuatro médicos, 27 dispondrán de cinco facultativos y habrá dos médicos en otro dispositivo. En el caso de los diez SUAP, dispondrán de una plantilla de cuatro facultativos y refuerzos de fin de semana o una plantilla de cinco médicos sin refuerzo. Además, se creará una comisión, que analizará y evaluará la actividad realizada de la plantilla asignada a cada centro, que se reunirá cada quince días.

Para el consejero de Sanidad madrileño "es un buen avance volver a esa situación de implantar el plan con normalidad; va a permitir que los centros 24 horas estén a pleno rendimiento y desde luego esa es la línea en la que tenemos que seguir trabajando para que vaya en beneficio de los ciudadanos".

La zona rural de Madrid vuelve a l inicio

Este viernes, la secretaria general de AMYTS, Ángela Hernández, valoraba que "lo más destacable" del acuerdo es que se consiguió que la zona rural de Madrid vuelva a estar dotada con todas las categorías (médico, enfermera y celador). Además, continuó, se van a abrir 10 antiguos SUAP. Admitió que, en un acuerdo, "ambas partes ceden cosas" y que la propuesta de la Consejería no contempla todos los puntos que AMYTS había planteado pero dijo que el talante era "mucho más positivo" que en semanas previas. Sobre los otros 29 centros, aclaró, negociarán en la Mesa Sectorial de Sanidad su configuración dado que afecta a otras categorías profesionales. "Seguimos defendiendo una atención integran con equipos completos", indicó Hernández.

Además, aludía a la huelga de médicos de los centros de salud convocada a partir del lunes 21 por el sindicato y confiaba en una llamada de la Consejería para la resolución de un conflicto que arranca con médicos de toda España levantándose por la crisis que vive la profesión. Este mismo jueves terminaba la reunión entre el comité de huelga de Atención Primaria de AMYTS y la Consejería de Sanidad para establecer los servicios mínimos de cara a ese paro indefinido. Según informa el sindicato médico, los servicios mínimos que ha propuesto la administración son los siguientes: en los centros de salud que tengan cuatro o más médicos de familia, dos facultativos y un pediatra por turno en cada uno de los días de huelga. Sin en ese centro no existe un pediatra en plantilla, se sustituirá por otro médico de familia.

Reacciones al acuerdo

En una semana de infarto, tras la resaca de la manifestación en defensa de la sanidad pública del domingo y numerosas reuniones contra reloj, al acuerdo alcanzado entre AMYTS y la Consejería por el conflicto de las urgencias extrahospitalarias ha suscitado numerosas reacciones este viernes. SATSE, CC.OO, CSIT UNIÓN PROFESIONAL y UGT valoran "muy positivamente el acercamiento de la administración Sanitaria" hacia las posiciones defendidas por estas cuatro organizaciones. "Lo acordado coincide, en parte, con el plan de líneas rojas que el día 14 de noviembre" registraron ante la Consejería de Sanidad, matizan porque consideran que supone "un nuevo parche que no mejorará la situación de la atención asistencial".

El punto fundamental que planteaban estos cuatro sindicatos era mantener como dispositivos de urgencias médicas todos los antiguos servicios de atención rural (SAR), con la dotación de sus equipos multidisciplinares completos, y el resto de dispositivos que se fueran abriendo progresivamente, hasta completar los 78 centros. Sin embargo, precisan, la Consejería de Sanidad "no soluciona, aún, con éste acuerdo, los problemas de las urgencias extrahospitalarias, desconociendo a día de hoy que va a suceder con los 29 centros restantes". Además, concluyen, el acuerdo alcanzado "descapitalizaría el SUMMA112, planteando un posible trasvase de médicos hacia estos nuevos centros". Para CCOO Sanidad Madrid, se trata de "un nuevo parche".

Por parte de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid señalan que el compromiso alcanzado tiene como positivo el que garantiza las plantillas de profesionales médicos de los antiguos SAR (39 centros) y de 10 de los antiguos Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) pero consideran que "tiene muchas limitaciones". Citan que no se garantiza la dotación de otros trabajadores sanitarios en estos centros; las plantillas de médicos se hacen a expensas de traslados desde el SUMMA 112 -"al que se descapitaliza empobreciendo su capacidad de actuación asistencial", precisan e indican que 29 de los antiguos SUAP "quedan sin plantilla de médicos y sin que se sepa si continuaran abiertos solo con personal de enfermería o se cerraran". Además, se quejan de que no supone "el imprescindible aumento de las plantillas dedicadas a la atención a la urgencia ni del presupuesto preciso para ello" y tilda el acuerdo de "decepcionante".